Jueves, 13 de agosto de 2009

HOY DESPIDEN EN RANCAGUA A UN GRAN HOMBRE PÚBLICO: RENÉ MATURANA MALDONADO, PERIODISTA Y EX ALCALDE DE PICHILEMU

A las 15 horas de hoy jueves, se oficiará una misa por el eterno descanso de quien fuera por espacio de siete años, entre 1985 y 1992, alcalde de Pichilemu: René Gabriel Maturana Maldonado (Q.E.P.D.). El oficio religioso se realizará en la Parroquia Divino Maestro, ubicada en la Rotonda de la Alameda con el camino que va hacia la Compañía.

Posteriormente, el cortejo fúnebre se dirigirá al Parque Jardín las Flores, en la comuna de Machalí, en donde sus restos serán sepultados.

La ex autoridad edilicia era casado con María Angélica Rivera y era padre de dos hijas, las cuales gran parte de su educación básica la efectuaron en Pichilemu. Hoy, ambas son profesionales.

MÁS OBRAS
Ayer en nuestra nota en que anunciamos su fallecimiento, intentamos dejar plasmado en letras de molde la serie de obras que se realizaron en su período alcaldicio; pero la memoria e impacto de la noticia, aunque era inminente- nos dejó rezagadas unas cuantas en el disco duro: Debemos mencionar, también la construcción de las Escuelas de Pueblo de Viudas en un terreno que donó –sin aspavientos ni promesas, el antiguo servidor público, regidor en varios periodos, Manuel Córdova Morales- la Escuela de Infiernillo en parte de la Plaza O’Higgins, la Escuela de Alto Ramírez y de El Potrero (hoy parte de la comuna de Paredones), a cuyas inauguraciones asistimos, realizadas en el mismo día, el año 1988. También, la construcción de la Biblioteca Pública, a cuya inauguración asistió el Director Nacional de la DIBAM, Mario Arnello.

Asimismo, la remodelación del Parque Municipal que a partir de ese momento pasó a llamarse “Agustín Ross” en memoria del impulsor del balneario y creador de una infraestructura gigantesca en beneficio del turismo. Más tarde, la remodelación de la Plaza “Arturo Prat”.

Además, solicitó y gestionó la declaratoria de Monumento Nacional tanto del parque de palmeras y del edificio del ex Casino, lográndose ambas declaratorias en el verano de 1988, a los pocos meses después de la inauguración de la remodelación del Parque.

La juventud de entonces, hoy todos adultos y muchos abuelos entre ellos, recuerda con especial significación el auge deportivo que tuvo en una serie de disciplinas que desde entonces casi no se practican.

El Gimnasio Municipal fue escenario de memorables jornadas deportivas, con desfile de clubes y/o entidades, servicios, pues fueron campeonatos laborales, vecinales, etcétera, todos con implementación deportiva que proporcionaba –sin la participación de los políticos de por medio- la Digeder, hoy con otro nombre y al parecer con otros objetivos y fines.

 

 


Comentarios