Martes, 15 de septiembre de 2009

MULTITUDINARIO FUNERAL PARA TRES DE LAS VÍCTIMAS DE ACCIDENTE CARRETERO

En medio de un “mar humano” se realizaron los funerales de tres de las víctimas del horroroso accidente que costó la vida a cuatro integrantes de una familia pichilemina. El oficio religioso –presidido por el Obispo Alejandro Goic- pese a que se realizó en el Gimnasio local fue insuficiente para acoger la solidaridad para con los familiares, quedando muchas personas afuera del recinto, tantas como las que habían en su interior.

Una larga caravana de toda clase de vehículos acompañó el cortejo que se dirigió al camposanto pichilemino que está a poco más de un kilómetro del actual límite urbano, junto a la ruta I-50.

Al máximo representante de la jerarquía católica de la Diócesis de Rancagua, lo acompañó una gran cantidad de sacerdotes, muchos de los cuales compañeros del sacerdote Francisco Cáceres Vargas -actualmente cura párroco de Graneros y que anteriormente lo fue de Pichilemu y de Peralillo- quisieron acompañarlo ante la pérdida de uno de sus hermanos –Jerónimo- de su sobrina –María Magdalena- y del pololo de ésta, Matías.

Mientras que en Nancagua, paralelamente, se efectuaban los funerales de María Magdalena Gaete (79), madre de Ximena Tobar Gaete (49) –esposa de Jerónimo- y quien resultó herida de gravedad pero sin riesgo vital.

Asimismo, en la misma comuna de Nancagua, se efectuó el funeral del joven Héctor Espinoza Quitral (17) que conducía el otro vehículo que colisionó con el automóvil en que la familia pichilemina viajaba de regreso a la costa tras visitar a un hijo seminarista en San Bernardo y al cura párroco de Graneros.

Debemos destacar que Radio "Entre Olas" FM una vez más, estuvo informando de todos los detalles y transmitiendo en directo de este accidente que enlutó a una conocida familia y que impactó a la opinión pública.

DETALLES DE LAS HONRAS FÚNEBRES DE LAS VÍCTIMAS DE ACCIDENTE CARRETERO

Fuente: Radio ENTRE OLAS FM

 

La Parroquia Inmaculada Concepción y luego el Gimnasio Municipal de Pichilemu fueron insuficientes para albergar a familiares y amigos de los fallecidos.

Fue en este último recinto donde se realizó una solemne misa en memoria de Jerónimo Cáceres Vargas, su  hija María Magdalena y el pololo de ésta, Matías González Clavijo.

El oficio religioso fue oficiado por Monseñor Alejandro Goic Karmelic, Presidente de la Conferencia Episcopal de Chile, en compañía de al menos 30 sacerdotes venidos desde distintos puntos de la Región.

Entre los presente se encontraba el hermano sacerdote de Jerónimo, Francisco Cáceres Vargas, Cura Párroco de Graneros.

Momentos de gran dolor se vivieron cuando ingresó a la Parroquia Inmaculada Concepción la señora Ximena Tobar Gaete esposa del fallecido y única sobreviviente de este lamentable hecho.

Una extensa delegación del Instituto Regional Federico Errázuriz de Santa Cruz -donde estudiaba Matías- asistió a las exequias, inclusive la Banda de Guerra de este colegio que escoltó el cortejo desde la Parroquia al Gimnasio y desde este lugar, posteriormente, hasta el  Cementerio Local.

La misa tuvo una duración de 1 hora y 50 minutos para  luego dirigirse al camposanto en donde se realizaron al menos 9 discursos entre ellos, Centro de Alumnos del IRFE, Compañeros de Curso de Matías,  un hermano y una hija de Jerónimo, el Cura Párroco de Palmilla Padre Juan Carlos Farias, entre otros, finalizando con un responso del sacerdote que dirige el Seminario de San Bernardo, Obispo Juan Ignacio González.

Durante la mañana de ayer, a las 10 horas se realizaron los funerales de otra victima María Magdalena Gaete Zúñiga de 79 años en la comuna de Peralillo.

A la misma en que se realizaban los funerales en  la comuna de Pichilemu lo hacían también en la comuna de Nancagua de Héctor Adolfo Espinoza Quitral, conductor del otro vehículo que colisionó.
Comentarios