Jueves, 17 de septiembre de 2009

Autor: Jorge Aravena Llanca
DESDE BERLÍN UNA OBRA POÉTICA Y MUSICAL EN HOMENAJE A LOS PADRES DE LA PATRIA YA ESTÁ EN EL MERCADO

Una nueva obra musical –enmarcada en el Bicentenario de nuestra Patria- lanzó al mercado nacional nuestro coterráneo e hijo Ilustre de Pichilemu, el artista Jorge Aravena Llanca, quien desde Berlín, Alemania sigue preocupado y creando pensando en su patria y terruño más querido.

La obra musical que tenía lista desde hace bastante tiempo y que intentó fuera apoyada a nivel regional –llámese División de Cultura- de la región que lleva el nombre del Libertador General Bernardo O’Higgins no tuvo eco en su momento, tras dársele a conocer al director regional de la cultura, contestando que “quizás”, “que talvez” buscando por otros derroteros, pero obviamente sin comprometerse a nada.

Con esas respuestas que conocimos directamente e informado nuestro amigo artista no le quedó otra que “romper el chanchito” como lo ha hecho en otras ocasiones para financiar –por ejemplo- la edición del casete “Cantando a mi tierra” –donde fuimos su editor y coordinador- y donde Jorge Aravena Llanca dio la oportunidad a dos grupos musicales de Pichilemu que cantaran las “viejas canciones a Pichilemu” por un lado del casete, en tanto él grabó nuevas canciones dedicadas a Pichilemu, entre otras.

Una cantidad de casete a cada grupo “Caucahue” y “Voces Costinas” fue una simbólica paga por el trabajo y, la experiencia de grabar en estudios profesionales. Y si bien podría decir alguien que eso no es suficiente, es muy posible que esté en lo cierto, aunque también el valor de lo artístico es un valor relativo que puede ser significativo para algunos y menor para otros según como lo mire, lo escuche y lo aprecie.

Así y todo, ¿quién por estos días, incluso desde hace mucho y por mucho rato más, hace en este tipo de cosas donde solo queda –más que nada- la satisfacción de ver materializado una obra artística sin esperar mayor retribución?

¿Tiene autoridad moral o no Jorge Aravena Llanca para criticar ciertas cosas y/o apoyar causas como nos consta –desde décadas- y que las hemos dado a conocer?

Por ello ha sido criticado por más de alguien y entre ellos uno muy cercano a personajes que han estado cuestionados por malabares con platas públicas en beneficios propios y que, después, algunos han caído, derecha y lisamente en delitos sancionados por la justicia ordinaria.

Pero “obras son amores” y aquí Jorge Aravena Llanca entrega una obra musical dedicada a nuestros Padres de la Patria adhiriéndose con ello al BICENTENARIO.

Acá está la historia y principales acciones que tuvo de protagonistas a José Miguel Carrera Verdugo, a Bernardo O’Higgins Riquelme y a Manuel Rodríguez Erdoiza en diferentes aspectos que fueron claves para lograr nuestro país su Independencia Nacional.

En otras palabras, esta obra musical es HISTORIA “CANTADA”, donde junto con el sentimiento está la capacidad de engarzar hechos y, además, la música ad hoc; algo que conoce y sabe.

Debemos recordar que trabajos similares han sido reconocidos por gobiernos extranjeros, pues década y media, por lo menos, realizó una obra poética y musical en homenaje a Simón Bolívar. Algo parecido realizó en Ecuador y en Alemania donde reside estudió la vida y obra del científico Alejandro Humboldt, escribiendo un libro sobre ello y además, un long play donde en versos y música cuenta su vida, algo inédito para la cultura germana.

¿Tendrá hoy este esfuerzo una retribución semejante de nuestro país y sus autoridades?

Dejaremos en suspenso lo que creemos. Quizás el destino y el buen tino (nos salió con rima) nos deparen una sorpresa futura.

No decimos al respecto de tipo económico, aunque ¿por qué no la adquisición oficial de una cantidad de CDs. para regalar a visitas extranjeras, a escuelas, colegios, etcétera? ¿Sería acaso la primera vez que un artista se ve beneficiado de esa manera? ¿Acaso no se han editado alguna vez libros y gobiernos de turnos han adquirido cantidades importantes y que, -¡oh, sorpresa!- han sido dejados en bodegas sin distribuirse?

Pero si bien nada de mal estaría soñar con recuperar la inversión, lo que verdaderamente encanta al artista es el reconocimiento y los aplausos. No por ello, a esto se le llama el “alimento ideal” para el espíritu.

Ahora si todo se da: satisfacción económica por una obra, como a la que estamos refiriéndonos, reconocimiento y aplausos, mucho mejor.

Digamos de pasada, que en el aspecto reconocimiento, el municipio pichilemino le brindó –el 21 de Mayo de 1997- el título honorífico de “Hijo Ilustre de Pichilemu” en una actividad donde la comunidad fue parte de ella.
A esas alturas Jorge Aravena Llanca, de más, se tenía ganado un estímulo semejante por su serie de muestras y creaciones inspiradas en Pichilemu que se tradujeron en discos, casete. También en el campo de la fotografía, por mencionar solo algunos aspectos.
Y tras ello, ha seguido en forma permanente, sostenida, brindándonos exposiciones como la de Pablo Neruda con la cual se conmemoró el natalicio de uno de nuestros Premio Nobel. Más tarde, se montó otra exposición sobre Bernardo O’Higgins con material “descubierto” en bibliotecas europeas sobre nuestro Padre de la Patria.
Asimismo, conferencia sobre la Etimología de la Palabra “Pichilemu” y todas sus investigaciones sobre el origen y vinculaciones a culturas extranjeras, donde dejó “marcando ocupado” a la audiencia que cree –o supone- que la palabra proviene del mapudungún y que significaría “bosque chico”.
Aparte de otras acciones benéficas hacia otras iniciativas.

¿Qué más sobre Jorge Aravena Llanca? Creo que podemos seguir escribiendo sobre él y siempre algo faltará. Así que ahora no queda otra cosa que invitarlos a conocer la obra musical, Para ello tiene mail y teléfono –en Portada- dónde dirigirse para adquirirla y apreciarla.

Y como estamos en Fiestas Patrias, “pichilemunews” brinda simbólicamente “con tinto y blanco -mientras tanto- por la obra musical, que es poesía y canto”.
¡Salud, estimado coterráneo!

 


Comentarios