S?bado, 03 de octubre de 2009

EN PICHILEMU, A 3 MESES DE LAS VACACIONES

PLANIFICAN MEDIDAS, ACCIONES Y ACTIVIDADES PARA PASAR UN VERANO ESPECTACULAR; PERO TRANQUILO

El municipio pichilemino junto con los servicios públicos y las diversas instituciones relacionadas con la actividad económica basada en el turismo y que tiene su punto alto en la temporada estival, fue lo que los motivó a sentarse a una mesa de trabajo para planificar el verano 2010.

En efecto, tres días después de celebrar el Día Mundial del Turismo como corresponde, la primera autoridad comunal, el alcalde Roberto Córdova y el cuerpo de concejales encabezaron la cita.

Ello ocurrió el pasado 30 de septiembre, a las 16 horas, en una de las salas del Centro Cultural Ross. Hasta el remozado lugar asistieron representantes de Carabineros, Capitanía de Puerto, dirigentes de las Cámaras de Comercio y Turismo, Servicios de Impuestos Internos, Juntas de Vecinos, representantes de Sernatur, Arrendadores de Cabañas y dirigentes de distintos sectores.

La reunión se inició con la exposición sobre las principales falencias detectadas en la temporada pasada, el trabajo desarrollado y acciones realizadas en la temporada estival 2009 todo lo cual estuvo a cargo del actual Dideco Municipal, el funcionario Dante Cornejo.  

Uno de los temas a superar son los desordenes que en la noche se producen en la playa y que el verano pasado hicieron crisis en el sector de “La Puntilla” y el tema de la recolección de basura.

En tanto, se destacó como positivo de la temporada estival pasada los distintos eventos realizados por el municipio, como por ejemplo: las Trillas a Yegua Suelta, recitales de grupos como “Los Tres”, “Los Bunkers”, “Los Jaivas” y cantantes como María José Quintanilla, Álvaro Scaramelli y la tradicional Semana Pichilemina.

Asimismo, se destacó la implementación de la Casa del Pescador la que se habilitó para recibir a los funcionarios de la Policía de Investigaciones, así como también el Internado de la Avenida Costanera para Carabineros de Chile.

En esta primera reunión el alcalde y Concejo Municipal prestaron atención a los problemas, desafíos y propuestas de los vecinos para enfrentar el verano 2010.  Los temas que fueron más recurrentes –por partes de los vecinos y organizaciones en general- apuntaron a la seguridad ciudadana, las ferias artesanales en el Parque Ross, la implementación de parquímetro y la clandestinidad (arrendadores de cabañas, comercio ambulante, venta de alcohol, buses, etcétera).

El concluir la reunión, el alcalde Roberto Córdova se comprometió junto al Concejo Municipal, en trabajar arduamente para lograr mejorar las principales  falencias trabajando en conjunto con la comunidad para enfrentar de buena manera la temporada estival que se aproxima. Y remató sus palabras finales anunciando que “parte de estos fondos recaudados –provenientes de la implementación del cobro de parquímetros en la temporada pasada- serán destinados a costear los fuegos artificiales de la celebración de Año Nuevo”.

APOYOS

La autoridad comunal se refería a cómo el municipio apoyará la ya tradicional actividad que organiza, desde el año 2004, la Cámara de Turismo de Pichilemu, que año a año trata de superar en espectacularidad, pero que siempre topa con el mayor o menor apoyo oficial que recibe ya directamente del municipio o del gobierno regional.

Hoy, al menos –aunque sin conocerse la cantidad de recursos que se dispondrán para los fuegos artificiales- servirá para partir con una base. Y, en lo que queda de tiempo, gestionar apoyos y alianzas estratégicas con servicios y entidades gubernamentales que están apoyando eventos masivos como una forma de generar actividad económica transversal.

La actual actitud y disposición del alcalde Córdova –apoyado por el Concejo Municipal- es un hecho positivo que, no dudamos, debe haber sorprendido no solo a la Cámara de Turismo y dirigentes de instituciones; pues se adelantó a lo que tarde o temprano suele suceder: la solicitud de apoyo verbal o por escrito para que el municipio destine o gestione recursos para adquirir los fuegos pirotécnicos.

Como ya dijimos, este apoyo siempre se ha materializado, en mayor o en menor medida, pero siempre hasta última hora se está “en la cuerda floja”, sin conocerse un monto con la debida antelación, lo que al final confabula a que se adquiere “el raspado de la olla”.

Hoy, la situación es un poco diferente a anteriores ocasiones, sin embargo falta que el municipio fije, acuerde el monto y haga la modificación presupuestaria para tal efecto.

Y, en lo sucesivo, considerar –independiente de dónde se va a sacar esos fondos- los recursos en el Presupuesto Municipal. 

 

 


Comentarios