Domingo, 01 de noviembre de 2009

“APENSIONADO” MURIÓ EX TRABAJADOR MUNICIPAL, DOS SEMANAS DESPUÉS DE MORIR SU COMPAÑERA

“De pensión o apensionado” –como suele decir la gente en el campo- murió el día sábado 31 recién pasado el pichilemino Alberto Morales Cáceres, a la edad de 74 años; tan solo 15 días después de morir su compañera desde más de una década, Brígida de las Mercedes Rojas Moraga (64).

El primero, más conocido como el “Maestro Morales”se desempeñó por más de 30 años –hasta jubilar- en el municipio pichilemino, donde ejercía como capataz de los obreros municipales. Don Alberto había enviudado, y en cuyo matrimonio tuvo ocho hijos: Salatiel, Baltasar, Miguel, Patricio (actual concejal), Irene, Lina y Lucía, faltando el nombre de un varón cuyo nombre no pudo recordar nuestra fuente, todos adultos.

En tanto su compañera –conocida como la “Kika”- tenía cuatro hijos: Bruno, Renata, Andrés y Franco, este último trabajador municipal.

El sábado en la tarde, cuando caía el sol, volvíamos desde la localidad de Ciruelos, cuando nos llegó la información de la muerte de don Alberto y que ésta se había producido tan solo quince días después de la muerte de su compañera; tomándonos de sorpresa, puesto que habíamos sabido que ambos se estaban recuperando de momentos críticos de salud, donde –incluso- habían estado con hospitalización de por medio; agregándonos nuestro informante que se decía que había muerto de “pensión”. Lo que se conoce –ahora- como “depresión profunda”.

“pichilemunews” hace varios meses al pasar por su domicilio, preguntamos a Franco por la salud de ambos y éste nos invitó a verlos, quienes tomaban el sol en el patio de la vivienda; viéndose claramente su recuperación. No obstante, sus enfermedades y dolencias recrudecieron y en menos de un mes se fueron.

Ayer tuvimos el tiempo –poco antes de emprender nuestro retorno a la capital- de estar algunos minutos en la Parroquia Inmaculada Concepción donde se ofició una misa por el eterno descanso. Al tiempo que a un par de hermanos dimos nuestras condolencias; las que extendemos a los demás, como a sus respectivos familiares y relaciones.    


Comentarios