S?bado, 19 de diciembre de 2009

ASESINATO DE ESPAÑOL JOSÉ RUBAU
POLICÍA SIGUE TRABAJANDO EN EL CASO, SIN NOVEDADES IMPORTANTES

Nada menos que 120 días se han cumplido desde aquella noche –madrugada del 14 de agosto pasado- en que una o más personas dieron muerte al ciudadano español, José Rubau Solés, quien estaba radicado en el paraíso que él mismo decía haber encontrado en Pichilemu; sin imaginar –quizás- que muy cerca, o desde otro lugar podrían aparecer demonios que le quitarían la vida de forma brutal

El hecho cierto es, que el corredor de propiedades –actividad económica que desarrollaba acá con éxito- fue encontrado en la mañana del día 14 de agosto pasado por la persona de servicio que él tenía contratada por algunos días a la semana.

La policía hasta ahora, pese al optimismo que se ha prodigado en publicaciones escritas locales, contrasta con la realidad y las dudas de un esclarecimiento y captura de la (o las) personas (s), por de pronto, es incierto.

A menos que el estilo de la policía esté de cabeza trabajando en el caso y tenga asignado un contingente tan amplio como, en momentos, hubo en torno al empresario Saba, que desapareció el año pasado –por estas mismas fechas- y fue encontrado muerto varios kilómetros al sur del lugar en que se le dio muerte.

Cabe señalar que, en ese caso, hubo en un momento más de cuarenta funcionarios en terreno.

Así y todo –tras encontrarse el cuerpo del empresario Saba- y días más tarde el presunto asesino hallado muerto en un departamento en la Quinta Región; para muchos –incluido algunos cercanos a la víctima- el caso no está totalmente claro.

HIPÓTESIS
Como ciudadanos ante este tipo de situaciones, que sabemos que en Pichilemu muchos casos similares han terminado eternamente en la nebulosa, nos preocupa que el grado de seguridad de la población no es tal, sino en la in defección casi total. Porque no se puede decir que este es un hecho aislado –como habitualmente suele decirse por parte de personeros de servicios oficiales- sino que se agrega a una larga lista de “casos” sin culpables, sin autores.

Decir e insistir en lo contrario es ser obcecado o muy ignorante en la historia policial en la comuna.

¿O acaso es necesario nombrar una vez más un largo listado de casos?”

DROGO
¿Quiénes somos nosotros para sugerir derroteros, seguir pistas?.

Nadie, pero así y todo nos vamos a tomar la libertad de hacerlo. Las toman o las dejan, allá los “sabuesos especializados de las policías”.

¿Podrían haber personas cercanas al entorno de la víctima que, tras encontrarse el cuerpo sin vida del empresario, hayan “desaparecido” de circulación?.

Personas que teniendo una actividad laboral normal, regular, hayan renunciado o que su empleador –coincidentemente- les haya dado el sobre azul. Todo ello, tras la muerte del ciudadano español.

Más aún, ¿no podría tratarse –quizás- el asesino de un “drogo”. De una persona con problemas de adicción y que producto de ello haya cometido el asesinato, solo o con cómplices?

¿Es descabellada una hipótesis semejante? O si esto fuera más tarde una posibilidad cierta, ¿sería el primer caso que ocurre en forma parecida?

Hay una tercera hipótesis que al parecer está trabajándose y que, para no entorpecer el trabajo investigativo omitiremos.

No obstante, podemos señalar que si se confirma cierta información, se estaría abriendo una esperanza de llegar al esclarecimiento de la muerte del ciudadano español, y encontrándose al autor o autores.

“pichilemunews” como todos quienes hemos estado siguiendo e informando de este caso que conmovió a la comunidad, hacemos votos –como con seguridad sus familiares- para que las indagaciones a partir de señales que hemos recibido y canalizado por conductos que nos merecen confianza, finalmente resulten exitosas
Comentarios