Domingo, 03 de enero de 2010

LA NAVIDAD DEL AÑO “0”, PEDRO DE VALDIVIA, TOPOCALMA Y LA MINISTRA DE BB.NN. ROMMY SCHMIDT

 

El encomendero de Topocalma

En todo el territorio mapuche, de levo en levo, corre el mensaje que da cuenta de la muerte del apo Pedro de Valdivia en las inmediaciones del fuerte Tucapel, lugar en donde esperaba encontrarse con el Alguacil Mayor, Juan Gómez de Almagro, quién no llegó a la cita prevista desde Purén. Aun no se conocen los detalles del modo en que fue muerto junto a quienes lo acompañaban. No quedaron sobrevivientes winkas que puedan dar fe del hecho. Diciembre de 1553.

Hace 457 años, mientras se cumplía un año más del nacimiento del niño Jesús, se producía en esta parte del planeta la muerte del conquistador Pedro de Valdivia, a manos de un guerrero del pueblo mapuche.

Hoy nos lo recuerda Don Antonio de Petrel, quien en un breve párrafo en su blog www.lituechecien.blogspot.com lo da como una noticia de “ayer”.

Esta vez no lo descubrimos por si mismo, sino porque a poco de llegar a su casa a saludarlo y darle un abrazo de año nuevo, la charla derivó hasta uno de los derroteros que nos unen. Y ahí nos informa de este hecho, quizás olvidado, y que coincide con el advenimiento del año en que nuestra patria cumplirá 200 años de vida independiente.

Si vemos las fechas, que están concatenadas, se verá que el primer hecho que nos lleva a recordar, sucedió 257 años antes que, nuestro país, finalmente, iniciara su tránsito en su vida independiente.

¿Pero qué nos lleva a relacionar estos hechos con nuestro propio territorio, lo que es hoy la provincia de Cardenal Caro?

Un par de hechos que conocimos en esta conversación con Don Antonio de Petrel y por otra, recordar lo que hace pocos días conocimos –por diversos medios de comunicación- cómo la buena moza ministra de Bienes Nacionales, Romy Schmidt chapoteaba en las templadas olas de la playa de Cavancha, en Iquique, y declaraba una vez más que en Chile no hay playas privadas y que todos los ciudadanos de nuestro país tiene libre acceso al litoral de la región que sea, como de lagos y lagunas. ¡Lo que es una soberana mentira!

El candor de la ministra no alcanza a tapar la tremenda ingenuidad de la máxima autoridad que repite año tras año lo que sus asesores y/o colaboradores le dice, mientras esconden otras realidades …. Aunque no sabemos si exactamente es la supina ignorancia de hechos que ocurren en las regiones y que también sus funcionarios –por comodidad o falta de viáticos- no hacen nada que les mueva un pelo en sus mullidos sillones.

No es la primera vez que nos referimos a esto. Y quizás –si no cambian las autoridades- seguiremos refiriéndonos a ello.

Pues, deberán saber aquellos funcionarios de Bienes Nacionales, que en la Región de O’Higgins, que hasta 1979 la actual comuna de Litueche (hasta esa fecha Rosario, con el agregado de Lo Solis) no tenía LITORAL.

En efecto, el litoral que ostenta hoy –el atractivo sector de Topocalma- pertenecía a la comuna de Pichilemu hasta entonces.

Así era, y así lo conocimos en esos años, viajando primero por caminos interiores con el Jefe de CONAF, Área Pichilemu, el ingeniero forestal Esteban Sacristá, ocasión ocurrida un día 2 de febrero de 1977. Y posteriormente, viajando desde Rosario hasta Topocalma, en una camioneta municipal por gentileza del alcalde de entonces, Hilarión Echeverría Solís.

Muchos “rosarinos” de aquel tiempo –hoy lituechinos- al conversar con el suscrito (en aquel entonces corresponsal del diario La Tercera) nos comentaban que la nueva situación de su comuna cambiaría al quedar con litoral y no pocos abrigaban la esperanza de que allí surgiera un balneario que no solo les permitiera a ellos, sino a muchos visitantes conocer y disfrutar de la hermosa playa y paisaje del lugar.

Como dijimos, desde el año 1979, esta comuna quedó con litoral; pero con suerte “tres o cuatro” rosarinos –lituechinos, desde hace 30 años- conocen la costa frente a sus narices, a no más de 15 kilómetros desde la cabecera de la comuna.

Si la ministra Romy Schmidt se acercara hasta esa playa de Litueche, Provincia de Cardenal Caro, en la Región de O’Higgins, probablemente la dejarán “entrar”, pero no porque sea ministra, sino porque la confundirán con una gringa, quienes si pasan con más facilidad hacia el sector.

Claro que si va con una comitiva oficial, antes que lo piense, las autoridades regionales le pondrán alfombra roja y despejarán las vías de acceso –que por ley tienen la obligación de fijarlas- pero que ninguno (o si ha ocurrido) las ha hecho respetar.

Es sabido que quienes tienen acceso a las playas del litoral norte de Pichilemu –escasos hombres de mar- es más por amistad, que por el derecho que consagra la ley no solo a quienes se desempeñan en faenas de extracción de recursos del mar, sino a los pescadores deportivos.

Y los ciudadanos que dice la ministra de Bienes Nacionales que tienen libre acceso a las playas ocurre en el papel. En la práctica hay excepciones como la que contamos -por cierto no la única en la provincia- en donde miles de ciudadanos, como los de Litueche que no pueden acceder hasta la playa de su comuna.

Antes era la Compañía General Eléctrica la dueña de la Hacienda Topocalma, donde está la costa vedada, hoy sabemos que son otros los dueños y, por cierto las condiciones son iguales, si no es que peores: con más restricciones.

Es por ello, ministra Schmidt aproveche estos pocos meses que le quedan en el cargo y dese su vueltecita a Topocalma para que conozca el lugar y a pocos kilómetros de ahí (quizás menos) conocerá Puertecillo en la vecina comuna de Navidad, donde también podrá chapotear en el agua. ¡Le encantará! ES un lugar donde podrá seguir con clases de surf o body board.

 

LAS RAZONES CONCATENADAS
Pero bien, siguiendo las razones que nos hacen ligar en nuestro titular:  LA NAVIDAD DEL AÑO “0”, PEDRO DE VALDIVIA, TOPOCALMA Y LA MINISTRA DE BB.NN. ROMMY SCHMIDT, es –también- porque el Alguacil Mayor, durante el momento en que Pedro de Valdivia murió, Juan Gómez de Almagro era a la vez quien –por decreto del Rey de España- el encomendero de Topocalma, la primera Encomienda concedida en esta parte de los territorios que estaban empezando a ser colonizados por España.

Cabe señalar que, el cargo de Alguacil Mayor, era un rango similar a ser como el Director General del Cuerpo de Carabineros.

Es precisamente en aquella función que, Juan Gómez de Almagro, se encontraba en el Fuerte de Purén relativamente cerca del Fuerte Tucapel que días antes había sido arrasado por las fuerzas que oponían resistencia a los colonizadores. En esa batalla, excepto cuatro españoles, quedaron vivos y huyeron hasta el Fuerte de Purén, hasta donde -desde el sur- venía Juan Gómez de Almagro.

Estando en Concepción, más precisamente en el sector de Quilacoya –minerales de oro, a las orillas del Bío Bío- Pedro de Valdivia se enteró de lo que había ocurrido. Y comunicados a través de “hombres correo” Valdivia le ordenó a Gómez de Almagro que se dirigiera al Fuerte de Tucapel a fin de que juntos a ambas fuerzas –alrededor de de unos 50 soldados entre los dos, más los indios yanaconas que peleaban a su favor- enfrentaran y vengaran la muerte de sus soldados y destrucción del Fuerte Tucapel.

Sin embargo, la estrategia de Lautaro junto a los demás jefes araucanos, hizo que Juan Gómez de Almagro no llegara a la cita ante el inminente ataque al Fuerte de Purén en donde estaba, el que nunca ocurrió.

No obstante, la estratagema permitió que el escaso contingente de soldados de Pedro de Valdivia no fuera capaz de sostener con éxito el masivo ataque y murieron todos; salvándose por horas el propio Valdivia junto a un sacerdote y lugartenientes; pero luego fueron apresados y llevados a un lugar donde realizaron un ritual en que Pedro de Valdivia, murió no antes de sufrir humillación, escarnio, pese a reconocérsele ser un hombre valiente.

los relatos de esos hechos señalan que, con conchas de moluscos le fueron cortando los musculos y en un acto –que no es propio de antropofagia- los jefes mapuches fueron comiendoselos, pues según la creencia ello les permitiría adquirir la fortaleza y características que ellos veían en su enemigo.

asimismo, otros cronistas, que relatan de oídas o por haber escuchado a ancianos jefes testigos y protagonistas de esos hechos, indican otras acciones, como también la muerte no producto de un mazaso, sino por haberle hecho tomar un trago de oro derretido.

Hechos que son parte de la historia, dados como ciertos o por supuestos.

 


Comentarios