Mi?rcoles, 06 de enero de 2010

La diáspora y los dilemas de Marco

Fuente: La Segunda.com – Por Marcelo Mella, académico de la USACH.

Con la presión para la renuncia de los presidentes de partidos de la Concertación surge un nuevo escenario. La lucha por la captura del 20% obtenido por ME-O esconde el supuesto de que su pronunciamiento pudiera ser un hecho decisivo. Los datos muestran que la posibilidad de contribuir al salvataje de Frei es remota, pues éste necesita mantener su votación de primera vuelta, más la votación de Jorge Arrate y 2/3 de la obtenida por Marco. Por otra parte, la diáspora masiva de los electores de ME-O y la construcción de puentes hacia las coaliciones mayoritarias entorpecen la proyección de su liderazgo.

En este contexto, aparecen tres cursos de acción probables para el diputado. Uno es la construcción de puentes con Frei. Este camino es probable si ME-O considera como obstáculo para su proyección el etiquetamiento en la derrota concertacionista. La presión sobre él debiera ser mayor en la medida que la Concertación responda favorablemente a las condiciones impuestas por el díscolo. En todo caso, si pierde Frei, ME-O se podría hundir con él, arriesgando aparecer como apoyo insuficiente para la renovación de la centroizquierda y, por tanto, demostrando que su peso específico es menor de lo que se cree.

El camino de la prescindencia sólo sería razonable si ME-O considera posible zafar sin costos, apareciendo como eunuco y anclándose en la libertad de decidir de sus electores. ¿Pero se puede ser eunuco con un 20%? Sí sería posible una prescindencia formal combinada con señales informales para evitar el etiquetamiento. El peligro reside en que si la diáspora de electores se hace efectiva, se evidenciará que no existe un tercer espacio con capacidad de fidelización.

Así, aparece como la estrategia más probable buscar la consolidación de un tercer proyecto capaz de romper con el binominalismo y la hegemonía de las dos coaliciones. Uno de los argumentos fuertes consiste en sostener que con el ingreso del PC al Parlamento no se ha derogado el carácter excluyente del sistema político. Desafío inmediato en esta senda es la constitución de estructuras de apoyo a su liderazgo, sea un partido político con cobertura, un centro de estudios o un movimiento para articular vínculos con actores sociales. En esta tarea será vital la capacidad de Marco para controlar a los “troyanos” de ambas coaliciones que llegaron en la fase de crecimiento de su campaña. De este modo, la definición por parte de ME-O de su rol en esta segunda vuelta estará determinada, más que por consideraciones de pasado, por la evaluación de las oportunidades para consolidar su proyecto.

 


Comentarios