Jueves, 14 de enero de 2010

CLUB INDEPENDIENTE DE PICHILEMU CONSTRUYE SU SEDE PROPIA DEFINITIVA Y “HAY QUE INAUGURARLA COMO DIOS MANDA”

 - “pichilemunews” saluda y felicita a su directorio y socios que están “mete y ponga … (clavos)” y avanzando en su sede social en el sector El Llano.

El Club Deportivo “Independiente” de Pichilemu, que fue fundado el 12 de Junio de 1963 al alero parroquial por el ex cura párroco Orozimbo Fuenzalida –hoy obispo retirado- está cumpliendo una de sus mayores aspiraciones desde siempre: una sede social propia.

En efecto, una grata sorpresa nos llevamos al encontrarnos con el actual presidente –Carlos Pacheco Urzúa- e invitarnos a conocer lo que estaban haciendo. Fue en el sector El Llano, casi un mes atrás, cuando tras saludar y felicitarlo por el cargo que obstenta, nos preguntó: “Tiene un poco de tiempo ....., quiero invitarlo para que vea lo que estamos haciendo por aquí cerca con un tono de misterio. La verdad es que me imaginé estaba reunido con algunos amigos y que estaban organizando un “asadito” de aquellos que –a veces sin mayor motivo- surgen para conversar y compartir; pero junto con acompañarlo un par de cuadras, constato que era algo de mayor significación.

En calle Urriola, entre Manuel Thompson y Esmeralda, por el lado sur poniente, está construyéndose lo que será la “nueva casa” del Independiente.

Vimos a varios socios, que saludamos, trabajando arduamente, mientras otros esperaban su turno para clavar tablas, entre otras tareas: Juan López, Guillermo Pulgar, Oscar Herrera, Roberto Albornoz, entre los más conocidos, estaban ahí felices y con mucha satisfacción y orgullo, colaborando a levantar lo que será –en principio- su lugar de reuniones.

Más adelante -¿por qué no?- quizás mediante algún proyecto se podría llegar a construir en material sólido un recinto no solo para realizar las reuniones semanales, sino también para que los niños y jóvenes puedan practicar tenis de mesa u otros juegos de salón.

Todo es posible, sobretodo al ver cómo Carlos Pacheco –proveniente de familia de deportistas “pracinas” (del Club Deportivo y Cultural “Arturo Prat”)- secundado por Juan Carlos Leiva Polanco, Oscar Herrera Silva, uno de los mellizos Muñoz Carreño, entre otros directivos, están trabajando con mucha seriedad.

 Lo anterior no significa que anteriores directivas no lo hayan hecho con seriedad, pero ahora se percibe otro ánimo, donde felizmente están imbuidos y apoyados por un gran contingente de socios que desde hace varias décadas han soñado con la serie propia y solo ahora se está concretando.

DEAMBULAR
Por varios años –en sus inicios- por diez años o un poquito más el Club “Independiente” estuvo afincado en viejas dependencias de la Parroquia; tiempos en que soñábamos con adquirir uno de los tantos sitios que el Obispado de Rancagua –quienes disponían de los bienes de la Iglesia- estaban enajenando en esa “manzana parroquial”. Pero lamentablemente, en ese entonces, las gestiones del entonces Cura Párroco José Bogliolo quedaron ahí, en puras tratativas inconducentes a nada (a de saberse que también suelen cometer algunos pecadillos y mentirillas) y fue así cómo finalmente el “Independiente” tuvo que emigrar.

Debemos decir que, incluso el suscrito alcanzó a entregar planos de arquitectura -planta y fachadas- para la futura sede para construir en el sitio en que estábamos interesados, el que hasta ahora está eriazo en la esquina de Manuel Rodríguez con José Joaquín Prieto. Es más, tras el “Once” se alcanzó a llevar la “Maconda” –una inmensa retroexcavadora de SEAM CORFO, prestada al municipio- para realizar ahí el rebaje de terreno para lo que sería la planta baja de la Sede Social.

Pocos días después por razones que –aún no alcanzo a comprender- las noticias sobre las conversaciones por ese sitio se descartaban.

Si decir que el Obispado pudo venderle sin mayores problemas a varios particulares y no al Club Deportivo “Independiente” que había sido creado –a solicitud de la juventud y algunos adultos de la época- por uno de los párrocos más activos que pasaron por Pichilemu.

La primera desilusión del actuar institucional eclesiástico. Después hubo varios curas párrocos –especialmente el Padre Enrique Padrós Claret- quien se identificó cabalmente con nuestra institución, pero no pudo hacer mucho para avanzar y concretar nuestro sueño.

No obstante, todo es por algo y aunque nada es eterno –al menos en lo terrenal- la voluntad del socio y ex dirigente del Club, don Orlando Cornejo facilitó las dependencias de la Residencial de su propiedad, para que ahí el “Independiente” se reuniera por años. Más tarde el socio, jugador y ex dirigente Aldo Polanco, facilitó un terreno contiguo y ahí se construyó una bonita construcción –que se inauguró en el año 1986- pero finalmente por razones atendibles, hubo que emigrar a otros lares; hasta que finalmente se encontró el lugar adecuado y que es donde ahora  está construyendo.

“La casa nueva hay que inaugurarla como Dios manda”, según dice Tito Fernández ….

 


Comentarios