Lunes, 01 de febrero de 2010

De la Pequeña Gigante y su Tío Escafandra
LA TERNURA Y ENCANTO DEJA TAMBIÉN,  SECUELA DE TONELADAS DE BASURA

La Pequeña Gigante y su Tío Escafandra dejaron una secuela de ternura sobretodo en el reencuentro, secuencia e imágenes que fueron vistas por millones de televidentes del país, y más de 600 mil personas en la jornada final; pero dejando –también- una secuela de miles de toneladas de basura en las arterias e inmediaciones por donde la Compañía francesa “Royal de Luxe” realizó las performances.

Si bien es cierto la ciudadanía de todos lados, gozó y admiró el espectáculo, y los vendedores -que aparecen como callampas- hicieron su negocio: refrescos, helados, golosinas, fotografías y souvenir diversos en torno a los personajes, el costo –no solo de traerlos al país- va sumando diversos ítem asociados.

Y si bien todos ganan, la incertidumbre y malas experiencias que viven algunos –especialmente las mamás y padres- hacen que al final, para ellos, no sea todo lo feliz de haber sido partícipe de esas jornadas. Más de doscientos niños perdidos momentáneamente fue el saldo reportado el domingo, según Carabineros.

Y no obstante que, finalmente, se encuentran o aparecen, los malos momentos quedan asociados a la figura de la pequeña que encanta y que hizo que muchos niños terminaran en sollozos –quizás- hasta una próxima ocasión.


Comentarios