Jueves, 18 de febrero de 2010
Contundente presentación del Orfeón de Carabineros de Chile

Sin duda alguna y unánimemente fue una brillante presentación la que realizó el Orfeón de Carabineros de Chile en nuestra comuna la noche de este martes 16 de febrero en el marco de la Semana Pichilemina.  
Fueron muchos los turistas y residentes que se dieron cita en la intersección de las calles Aníbal Pinto con Dionisio Acevedo y Agustín Ross, para disfrutar, participar e interactuar activamente con la actuación de la banda instrumental nacional de la  institución de carabineros quienes dieron una muestra más de su repertorio, lo que hizo cantar y aplaudir al público presente en una noche que fue descrita como "mágica".
La trayectoria y calidad interpretativa del orfeón prestigia a la Institución y al país. Fue creado el 25 de julio de 1929, por iniciativa del Presidente Carlos Ibáñez del Campo y su objetivo fue que Chile contara con una gran banda militar para las actividades institucionales, ceremonias oficiales de Gobierno y promoción del arte musical. Su primer director fue el destacado maestro y compositor del ejército alemán, Max Steyer Krauth, quien trajo un instrumental de calidad superior y un vastísimo repertorio musical.
Esta actividad contó con la presencia del alcalde Roberto Córdova Carreño, el Mayor de Carabineros de la Tercera Comisaría de Pichilemu Tomas Molina y el concejal Patricio Morales.
El alcalde se mostró muy satisfecho por la presencia del orfeón en nuestra  comuna y reiteró su agradecimiento a la institución por la buena acogida ante la petición de contar con este gran espectáculo que viene a satisfacer la necesidad de los turistas, veraneantes y residentes en disfrutar de algo diferente y de una calidad indiscutible.

BANDA
La calidad del Orfeón de Carabineros -sin duda- es indiscutible y desde siempre. La hemos escuchado en más de una ocasión.
Es súper bueno que el alcalde Roberto Córdova haya asistido y tenido la oportunidad de oirla y conocer de su calidad. Debe saber, sí, que esos músicos no nacieron sabiendo tocar instrumentos musicales, sino empezaron la mayoría de cero y gracias al apoyo institucional y de otros músicos y profesores han logrado la perfección, que es permanente en el tiempo.
Otra cosa que debe conocer la autoridad comunal es que no solo estos músicos han logrado esta perfección, sino también la Banda Instrumental de la Fuerza Aérea de Chile, como de los demás institutos militares, todas con la misma base de apoyo de sus instituciones.
Cabe indicar que en este minuto, si mal no recuerdo, son dos o tres los integrantes pichileminos, MÚSICOS, que son parte de la Banda de la FACH, los que nacieron o mejor dicho aprendieron en la modesta Banda Instrumental Municipal (de Pichilemu), en tanto otro de sus integrantes forma hoy parte de la Orquesta Sinfónica de la Universidad de Concepción.
Son excepciones, mientras otros ex integrantes siguen otra carrera y algunos (as) siempre practicando -ahora como hobby- la música.
Si hubiera un real compromiso del municipio pichilemino con esta Banda Instrumental -creada el 7 de enero de 2000- podría ser mucho más de lo que ha alcanzado en este minuto; pero para eso se necesita un apoyo sin pequeñeces nio mezquindades, como desafortunadamente se ha desenvuelto hasta ahora.
Todo lo logrado ha sido mayoritariamente en base a proyectos concursables. El municipio solo aporta los honorarios para su ahora único instructor y director.
Hace poco tiempo uno de esos proyectos permitió adquirir algunos instrumentos de cuerdas (violas, violines, entre otros) y, también los recursos para un profesor: el músico local, violinista Diego Cordero Ramírez. Algo aprendieron y la Banda caminaba lentamente para convertirse en una futura Orquesta Sinfónica; pero el proyecto concluyó y el músico debió buscar otros caminos que le permitan enfrentar con mejores perspectivas su futuro y de su familia. ¿Por qué?. Por los pobres honorarios ofrecidos para que continuara su labor formativa.
Si hasta para reparar los instrumentos o adquirir repuestos y cañas el director debe hacer "milagros".
Así -todo hace suponer- que el municipio (leáse sus autoridades y algunos "pobres" funcionarios que no están ni ahí) busca que la agrupación musical desaparezca; pese a que en cuanto encuentro musical han concurrido dejan bien puesto el nombre de la comuna, contrariamente a lo que han hecho ex autoridades.
Para algunas autoridades el arte "foraneo" vale, en tanto el propio no se incentiva como corresponde.  

Comentarios