Jueves, 04 de marzo de 2010

Longevo comerciante y ex dirigente cahuilino
GUSTAVO QUINTEROS GONZÁLEZ -DE CÁHUIL- FALLECIÓ ANOCHE TRAS MESES POSTRADO
 

- Otro cahuilino, Alberto Guajardo Carreño: buzo, pescador y recolector de algas, murió  producto de lo que vino tras el terremoto de la madrugada del sábado recién pasado. Sus funerales fueron ayer en Pichilemu (ver información en crónica anterior).  

A la edad de 85 años falleció  anoche el comerciante cahuilino Gustavo Quinteros González, aquejado por una enfermedad que le mantuvo desde hace meses postrado en su casa, en la localidad lacustre junto a la laguna de Cáhuil.

Así nos informa Jorge Nasser de Radio “Entre Olas” FM, quien –ya restablecidas las comunicaciones telefónicas con Pichilemu- nos mantiene informados de los acontecimientos que se suceden en el “bosque pequeño” y alrededores.

Sus restos mortales están siendo velados en su casa habitación y sus funerales –al parecer- se realizarán hoy jueves en la Capilla del lugar ya que será trasladado desde Cáhuil al cementerio de Pichilemu, saliendo el cortejo a las 11 horas.

Don Gustavo era casado con doña Julia Llanca Gaete, quien le sobrevive (91). Su familia la integran sus hijos: Oriana, Patricia, Gustavo, Isabel y Héctor. 

A PURO BRASEO
“A puro braseo levantamos esto que usted ve aquí” nos señaló Gustavo Quinteros hace unos meses cuando le visitamos en su casa, en Cáhuil, y donde le entrevistamos junto a su esposa para el proyecto “PICHILEMU: Así éramos ayer, así somos hoy”, para que nos diera a conocer parte de su vida. Una larga vida dedicada al trabajo: como salinero cuando joven. Luego como comerciante ambulante en pescados, mariscos, actividad que hasta hace pocos años. Claro que en sus últimos años en esa actividad, apoyado que en una buena camioneta trasladando y vendiendo sus productos al minoreo o al mayoreo tanto en Pichilemu como en otras comunas.

Cuando nos graficó cómo había levantado su negocio, un Restaurant, Residencial y Cabañas que junto a su esposa y su hija Isabel principalmente trabajaban en forma paralela; don Gustavo en su lenguaje, manifestó: “A puro braseo …”, para señalar que con sus brazos cargados con canastos llenos de mercaderías pudo al cabo de años de sacrificado trabajo, levantar su negocio, uno de los más grandes de la localidad lacustre.

Orgulloso de aquello nos lo comunicó cuando le entrevistamos en su casa y donde no puso ningún pero, para recibirnos junto a su esposa en su dormitorio con la que llevaba más de medio siglo de feliz matrimonio.

Don Gustavo –que duda cabe- era un hombre activísimo, pues en su vida se dio tiempo para dedicárselo al tema social, vecinal, comunitario, deportivo.

Poco tiempo antes de caer enfermo don Gustavo fue dirigente de los Adultos Mayores de Cáhuil, donde siendo presidente luchó para conseguir su sede social y el comodato pertinente de un terreno municipal para ello, lo que junto a sus asociados pudo lograr. 

“pichilemunews” se une en el pensamiento y expresa sus condolencias a su esposa, hijos, nietos y familiares en general. Y a todos los socios de las diferentes instituciones de la que era parte.


Comentarios