Martes, 20 de abril de 2010

AMELIA EARTHART, AVIADORA NORTEAMERICANA Y NUESTRAS HIJAS DE ICARO

 
Amelia Earthart, tras cumplir una de sus proezas.

Por estos días la cartelera mundial tiene el estreno de la película con la vida de una de las más famosas aviadoras y pioneras en la aviación mundial: la piloto AmeliaEarthart que desapareció en 1937 cuando estaba a pocos miles de kilómetros de cumplir con otra hazaña, dar la vuelta al mundo por una ruta distinta a las realizadas a esa fecha.

El estreno que cuenta su vida no vino precedida de una campaña como otras películas que tienen previamente a su estreno una campaña de marketing a todo dar. Algo raro en estos días.

Es el caso, por ejemplo con la película sobre un tema aviático, como lo fue el film protagonizado por el actor de “Titanic”, Leonardo Di Caprio, donde encarnaba al excéntrico millonario Howard Hughes. La vimos, pero la verdad es que fue menos de lo que esperábamos.

En cambio la película sobre Amelia Earthard, cuyo nombre es solo AMELIA, no ha tenido la“fanfarria” de otras. Solo un par de críticas en medios escritos donde la presentan, al decir de los entendidos, como “interesante”.

Intentamos verla, pero al ver la cartelera no ha desanimado la distancia de los pocos cines que la tienen vigente.

No obstante,ello nos ha animado a recopilar información sobre ella, a desempolvar algunos archivos y revistas, como volver a recordar tiempos de reporteo en que nos llevó –como redactor de la Revista“Chile Aéreo”, 1984/1991- a conocer personalmente a viejas glorias de nuestra propia aviación nacional. Sí, de nuestro país. Como también a jovencitas que estaban iniciando y desarrollando su amor por el vuelo. Hoy ya avezadas pilotos aunque no como una profesión, sino como su hobby preferido.

Resistiremos la tentación de contar detalles de las decenas de proezas realizadas por la piloto norteamericana Amelia Earthard con el propósito de que quienes tienen algún interés, vean la película, como nosotros también nos haremos el ánimo de llegara las alturas en días próximos.

Por cierto la norteamericana no es la única y tampoco –hay que decirlo- fue la primera en volar en Estados Unidos. No obstante, cuando se propuso el desafío de volar, lo hizo y no quedó contenta con eso, sino fue por más, convirtiéndose en pionera en una serie de hazañas que la tuvo a ella como protagonista hasta desaparecer, mientras estaba en vuelo –junto a un piloto navegante- y a poco más de 4 mil kilómetros de alcanzar el record que esperaba cumplir. Ello ocurrió en Julio de1937 cuando iba en demanda de una isla cercana a las costas australianas.

Por supuesto que pasó a la historia y es toda una leyenda.

AVIADORAS CHILENAS
En esas fechas en Chile el bichito de volar en nuestras féminas había sido cumplido por varias señoritas, alcanzando algunas de ellas mucha notoriedad, como la que ostentahasta hoy la longeva aviadora Margot Duhalde Sotomayor, quien la llevó a volaren Europa en plena Segunda Guerra Mundial, trasladando aviones desde las fábricas a Bases de los aliados en Francia. Y que hoy retirada a su edad disfruta de la admiración y es permanentemente homenajeada en Chile o por gobiernos extranjeros, en reconocimiento a su papel y ejemplo que significó en muchas generaciones de mujeres que la quisieron emular.

Margot Duhalde recibiendo una distinción del gobierno británico a través de un diplomático de ese país.

Sin embargo, la primera en obtener su “brevet” de piloto civil en Chile, fue Graciela Cooper Godoy, quien a los 19 años lo logró en las instalaciones del Club Aéreo de Chile, antecesor del hoy Club Aéreo de Santiago. Ello ocurrió el 26 de Julio de1930.

Graciela Cooper Godoy, luego de efectuar su primer vuelo sola.

La segunda mujer chilena en conseguirlo fue Margot Duhalde.

Al lado, Margot Duhalde aparece en una actividad de la aviación civil  –la ENACI, 1991, en Los Cerrillos- junto con otras dos damas pilotos.

La tercera en lograrlo fue la antofagastina de nacimiento, Dora Koeppen Maisan, pero en elClub Aéreo de Temuco donde sus padres residían por esa fecha. En medio de la expectación de la sociedad temuquense y el interés de la prensa dio el examen ante una comisión del Club Aéreo de Chile el día 3 de febrero de 1940.

El lugar fue la base Aérea de “Maquehue”, en las afueras de la ciudad de La Frontera, recibiendo su piocha y brevet de manos de dirigentes del Club Aéreo de Chile en el Casino de Oficiales.
Tras cumplir con su vuelo sola, el año 1940.
Como Auxiliar de Vuelo, en 1943.

Dora “Mucki” Koeppen posteriormente emigró a Santiago para seguir volando, convirtiéndose años más tarde en la primera Auxiliar de Vuelo de la Línea Aérea Nacional. Ello ocurrió el 15 de Septiembre de 1943 al ser contratada. En tanto el 7 de Octubre debutaba oficialmente como auxiliar de vuelo en el Servicio de a Bordo.

Poco tiempo después, en pleno vuelo conoció a quien sería su esposo, el abogado Carlos Mondaca, integrante del famoso grupo musical “Los Cuatro de Chile”.

La simpatía y belleza de la “Mucki” no solo es recordada por sus familiares, sino por todas las antiguas generaciones de aviadores y pilotos.

A través del tiempo muchas otras mujeres tuvieron el sueño de volar y pilotar aviones. En el norte, centro y sur del país surgieron muchas jovencitas que quisieron volar.

Una de tantas fue Julia Libretch, de San Felipe, cuyo sueño de volar sola lo cumplió el 15 deJulio de 1945 junto a otros jóvenes varones del club aéreo local.

La buena moza jovenpiloto sanfelipeña, Julia Libretch.

Muchas otras lo cumplieron, atreviéndose unas pocas a cumplir desafíos que aún son recordados.

Uno de aquellos desafíos es el doble cruce a la Cordillera de los Andes que realizaron las amigas Ada Zerbi de Goycolea y Dora Domínguez de Picó Cañas. Si bien no fueron las primeras mujeres en cruzar la Cordillera, su vuelo también fue un hito que quedó en las páginas de aviación nacional.

Tal hazaña la cumplieron el 4 de Julio de 1948, despegando desde el hoy desaparecido Aeródromo “Los Cerrillos” a “Plumerillo” en Mendoza y viceversa, en un avión biplaza Stinson 150.

Ambas pilotos, al arribar de vuelta en Chile, en “Los Cerrillos”.

ALAS ANDINAS
Desde los años 80 por iniciativa de mujeres pilotos, surgió la institución “Alas Andinas” que reúne a las mujeres pilotos chilenas, activas y a quienes dejaron de volar; siendo parte de la afamada organización mundial de las Ninethy Nine, más conocidas como las “99”.

Su primera presidenta fue la piloto civil, María Artemiza Léniz. Hoy, la institución que aglutina a medio centenar de mujeres pilotos del país, es presidida por la piloto y periodista Mónica Krassa. Profesionales en su mayoría, cuenta entre sus filas a verdaderas “mujeres aladas”, como la propia Margot Duhalde.

La foto, captada por pichilemunews en 1988, en el Aeródromo “La Independencia” de Rancagua.
Entre los nombres que recordamos están: Ursula Meier, María Artemisa Léniz,  María Eliana Christen, arriba. Y abajo, cómo no, a Kristina Sams (blusa blanca), Mónica Krassa, Loreto Correa,  junto a otras hermosas pilotos.

Dentro de esta institución, aparte de decenas de profesionales, hay algunas celebridades como la cantante Andrea Tessa. También destaca quien se convirtió en la Primera Ingeniero de Vuelo, Kristina Sams en trabajar en la aviación comercial.

Con ambas tuvimos el privilegio de conversar para “Chile Aéreo”. Y con la segunda, además, para el periódico “PICHILEMU”, brindándole a esta última toda la contraportada de la edición del día 24 de Julio de 1986.

Una de las fotos captadas por Hernán Martínez M., quien era un colaborador del periódico“PICHILEMU” y también de la Revista “CHILE AÉREO”.

Aunque entre los objetivos de las integrantes de “Alas Andinas” no esta precisamente dedicarse a hacer proezas o vencer desafíos, dos de sus pilotos cumplieron hace algún tiempo un gran sueño: volar solas en un avión monomotor desde Chile uniendo nada menos que tres continentes, en un vuelo inédito; proeza que cumplieron en el año 2004.

Los medios de comunicación destacaron la hazaña como un notable logro cumplido por las“abuelas voladoras”.

En efecto, nos referimos a la chilena María Eliana Christen, de 63 años al momento de cumplir el histórico vuelo. En tanto, Madeleine Dupont es alemana, radicada en Chile, que tenía 64.

Ambas durante el año 2004 se aventuraron a realizar un inédito viaje destinado a unir tres continentes en un avión monomotor.

El avión utilizado fue un Beechcraft, modelo Bonanza F 33 A, año 1981, de cuatroplazas, con hélice de tres palas.

La aeronave –bautizada con el nombre de “Juliette”- fue sometida a un completo acondicionamiento para el exijente periplo que consideraba una ruta de 31.200 kilómetros con 18 puntos localizados en América, África y Europa.

Sus estanques para 5 horas y 40 minutos de vuelo fueron reacondicionados para aumentar su autonomía, aparte de otras mejoras para enfrentar el largo recorrido.

Ambas mujeres pilotos poseen más de 2 mil horas de vuelo y una experiencia envidiable, que ya se la quisieran pilotos varones.

No está demás recordar que el largo viaje fue concluido con éxito, dando un testimonio más de lo que son capaces las mujeres; constituyéndose en un ejemplo que fue destacado ampliamente por los medios de comunicación de todo el mundo.

¿Qué más decir?

Que ambas han sido presidentes de la Agrupación de Mujeres Pilotos de Chile “Alas Andinas”.  La chilena antes del histórico vuelo y la alemana, después de la hazaña.

Sin duda que todas estas mujeres pilotos son dignas de nuestra admiración y, más aún, de orgullo para nuestro país.       

 

 

 

 


Comentarios