Domingo, 16 de mayo de 2010

EL COMBATE NAVAL DE IQUIQUE, “CASTAÑON” FLORES Y LA REMODELACIÓN DE LA AVENIDA COSTANERA

Desde hace ya algunas décadas está instaurado en el calendario nacional, el Mes del Mar donde cuyo máximo punto lo alcanza la celebración del aniversario del Combate Naval de Iquique que llevó al Capitán Arturo Prat Chacón y sus hombres al la gloria, en la epopeya que se libró en la rada de Iquique.

Es así que, cada 21 de Mayo, se conmemora la gesta heroica donde Chile se enfrentó con las fuerzas peruanas con sus naves. Las modestas corbetas de madera, la Esmeralda, capitaneada por Arturo Prat, y la Covadonga, capitaneada por Carlos Condell, frente a los destructores blindados –el Huascar- capitaneado por Miguel Grau y la -Independencia- capitaneada por Juan Guillermo Moore, en un desigual combate, presenciado por naves de otros países.

Es raro un 21 de Mayo en que no surja algo distinto en torno a este Combate que enfrentó a las dos naves citadas, ya que –de paso- debemos precisar que la Covadonga viendo la desigualdad de las fuerzas, su Capitán ideó un plan que permitió enfrentarse con mejor suerte a la Independencia.

Y es así como, en estos días se han conocido nuevos detalles del combate, tras las exploraciones que buzos de la Armada y científicos han realizado en el lugar en que están los restos de la Esmeralda. Algunos de los cuales hemos podido conocer a través de la televisión y otros medios de comunicación.

“pichilemunews” como una manera de conmemorar y honrar la memoria de nuestros marinos, recordamos someramente estos hechos; pero particularmente a nuestros “hombres de mar” que han sido protagonistas en diferentes épocas de batallas diarias “en el mar que tranquilo nos baña” –según parte de los versos de nuestro himno patrio- pero que de vez en cuando hace la desconocida y arrebata la vida a compatriotas.

La mayoría de ellos ya se han ido, en tanto unos pocos –ya retirados- o en actividades menos peligrosas siguen aperrando día a día, al tiempo que algunos de sus hijos y nietos siguen en la actividad ligada al mar.

HOMBRES DE MAR
Como ya lo dijimos, la mayoría está en los mares celestiales, no obstante siguen en el recuerdo de quienes siguen en este mundo.

“pichilemunews” conversando con algunos de estos últimos, hicieron recuerdos de sus jornadas y –cómo no, de sus apodos- de sus nombres de batalla, pues si no lo sabe en la República de Pichilemu todos sus habitantes tienen un apodo o apelativo que si no es original, simplemente lo heredan de sus padres.

Es así, como –en ese listado- están: Don Augusto, Don Baucha (los hermanos Augusto y Juan Bautista Rojas González), los Pocas Pilchas (los hermanos José, Manuel y Luis Arenas Jorquera), Don Vara, El Rucio Lebu (los hermanos Evaristo y Ernesto Vásquez Sanhueza), Don Casta (José Castañón Flores), Don Mario (Mario Bozo Pérez), Don Pepe (José Ferrari), Don Juan (Juan Ulrich), El Caullino (Alberto Araneda), Don Coto (José Carreño Lizana), El Canuto (José Romero Saavedra), El Patrón de Bote (Hermógenes Vargas Vargas), Don Segua (José Miguel Segundo Mella Galáz), El Lagarto Verde (José Gómez Reyes), El Buzo Blanco (Juan Jorquera), El Chico Nene (Hernán Poblete Poblete), El Calleja (Ramón Cornejo González), Conchita (Emilio Córdova), Don Vale (Valentín Saavedra Soto), El Cura (José Vargas González), El Cura (Romualdo Vargas González), El Sordo (Eleazar Leiva), Don Polo (Rolando Martínez Reyes), El Choco (Alberto Guajardo), Manuel Chico (Manuel González Caro), Guara Guara (Adán Cornejo González), El Rucio (Escobar Gaete), El Loly (René Mella Levicán), entre muchos más.

Entre los más antiguos que sobreviven, están: Don Chano (Feliciano Becerra Becerra), Don Julio (Julio Cordero Pérez), Don Cresi (Crescente Bozo Pérez), Don Jano (Alejandro Mella Galáz), El Tutulo (Augusto Cepeda Vargas), El Guatón (Mario Correa Chico Reyes (Roberto Martínez Reyes), El Burro (Orlando Jorquera González), Don Jano (Alejandro Navarro, padre del surfista Ramón Navarro), Don Fide (Fidel Valenzuela), El Pepe (José Poblete).
Muchos más se escapan a la memoria, como otros cuyos apelativos no los tenemos. No obstante para todos ellos, el recuerdo de “pichilemunews”.

PLAZA DE LAS ESCULTURAS
Hace algún tiempo recordábamos sobre el proyecto de Construcción de la Avenida Costanera –desde el sector de La Terraza hacia el sector de Rapa Nui- que a través de una Licitación Pública convocada por la Seremi de la Vivienda y urbanismo de la Región de O’Higgins, realizó la Consultora Arratia Rodríguez de Viña del Mar.

Ese proyecto consultaba la participación ciudadana y, en ese contexto, participamos activamente haciendo nuestras propuestas, siendo la más importante, la de establecer un Paseo Peatonal que va desde La Puntilla al sector de Rapa Nui por delante de todas las propiedades que colindan con el mar, como una forma de “asegurar” el acceso de todos los ciudadanos a la playa sin pasar por los sitios de privados. Y por otra parte, “cortar” el paso de tuberías y desagues al mar desde las viviendas.

De hecho, se acogió la iniciativa y quedó diseñada en los planos arquitectónicos. Aparte de esto se contempló plazas duras, un Mirador en La Puntilla, accesos de las calles que confluyen perpendicularmente hacia la Avenida Costanera y que empalman en el Paseo Peatonal.

Pero, entre otros atractivos, los consultores propusieron el emplazamiento de una Plaza de las Esculturas en un pequeño “triángulo” que se produce –hoy- frente en donde está ubicada La Caleta de Pescadores.

Es por esta razón que, pasada ya una década de la realización del proyecto arquitectónico de diseño de la Av. Costanera en el tramo ya indicado, es que propusimos por este mismo medio –al tiempo que instábamos a las ágiles autoridades comunales- que en esa Plaza de las Esculturas se emplazara un monumento a la memoria de los “hombres de mar” que han sucumbido en el tiempo desarrollando sus faenas en ese “mar que tranquilo nos baña”.

Que se sepa, hasta ahora las cosas están igual, a menos que calladamente estén propiciando otras ideas más interesantes.. ¡Ojala!!

Debemos recordar, también, que ese proyecto era uno más de los que estarían listos para el Bicentenario en la comuna de Pichilemu. Sin embargo, solo se avanzó –hace tres años- con el pavimento del respectivo tramo, pero todas las demás obras están sin hacerse. ¿Hasta cuándo?

No sabemos si este proyecto quedó definitivamente en el olvido, o está aún en carpeta, aunque no sabemos si alguno de los concejales actuales sabe de este proyecto inconcluso, aunque sí sabemos que al menos el concejal Aldo Polanco y el actual alcalde Roberto Córdova estaban en el Concejo cuando ese proyecto se llevó a cabo.

La duda está en qué compromiso existe por parte de ellos con este proyecto o sencillamente se les borró de la mente y preocupaciones. No obstante, también, auguramos la esperanza que lo rescaten del olvido y se la jueguen para sacarlo adelante, ya no para este año –imposible por lo demás- sino reflotarlo y postularlo a financiamiento de las siguientes etapas.

Si es que es cierto que el turismo es uno de los potenciales de Pichilemu, construyendo más infraestructura turística

CIERRE DE CALLE
Por último, cabe recordar el “cierre de calle” en la Avenida Costanera casi frente del Barco Mirador, hoy convertido en un Hostal.

La avenida Costanera en ese sector –desde La Terraza hasta empalmar con Avenida Agustín Ross- se construyó en los años 1976 aproximadamente, quedando consolidada como tal en el Plano Regulador del año 1982. Veintidós años después, tras la reformulación del Plano Regulador de Pichilemu este se publicó en el Diario Oficial, en el verano de 2005, quedando nuevamente consolidada la Avenida Costanera.

No obstante, luego que un sitio del sector fuera rematado judicialmente, quien se lo adjudicó, recurrió a la Justicia por cuanto al tomar posesión del sitio, éste –según el nuevo propietario (a)- estaba interrumpido por el trazado de la mencionada Avenida Costanera.

Aportados algunos antecedentes –por parte del abogado municipal- que daban cuenta que la Avenida Costanera era un Bien Nacional de Uso Público, finalmente la resolución dictada por el Juez le dio la razón a la propietaria del sitio, la que al ejercer su derecho de cerrar su sitio, “cortó” la Avenida Costanera.

Pese a existir otros documentos y antecedentes que podrían revertir eventualmente la resolución del Juez, el alcalde Roberto Córdova –a quien le corresponde velar por los Bienes Nacionales de Uso Público- no se la ha jugado por una nueva presentación ante la Justicia.

“pichilemunews” le aportó información y antecedentes sobre ello, pero la desechó y busca una alternativa que hasta ahora no se concreta materialmente.

Paralelamente, la parsimonia municipal da pié a que otros propietarios pretendan ganar terrenos a costa del manifiesto “abandono de deberes” en que han incurrido alcaldes pichileminos a lo largo de la historia edilicia. Y que informados de ello no han hecho nada efectivo para revertir tales situaciones, todas en desmedro del interés municipal –en cuanto a bienes municipales se refiere- y a bienes fiscales –terrenos de playa, bienes nacionales de uso público- entre otros.

              

       


Comentarios