Viernes, 13 de agosto de 2010

?QUI?N MAT? A JOSEP RUBAU? ES LA PREGUNTA ACTUAL DESDE HACE UN A?O

?- A un a?o de la muerte del autor del libro ??Qui?n mat? a Crist?bal Col?n??, la comunidad y sus familiares ?que residen en Espa?a- se preguntan hasta ahora ??Qui?n mat? a Joseph Rubau??.

- En principio, en declaraciones en la prensa local, la PDI hac?a prever un inminente desenlace para dar con el o los autores. Sin embargo, el optimismo desapareci?, dando paso a especulaciones.

- Para el aniversario de su muerte, dirigentes y empresarios locales, como ciudadanos comunes y corrientes ?solo motivados por la preocupaci?n que les asiste ante este hecho sin resolver, como otros parecidos en el pasado reciente- se reunir?n y realizar?n diversas actividades conmemorativas.

- ?Una de ellas se realizar? en el cementerio local ?donde descansan sus restos- el d?a s?bado 14, a las 12 horas. Cuatro instituciones en las que particip? en forma entusiasta el empresario, dando prueba de su compenetraci?n con el pueblo que eligi? para pasar sus ?ltimos a?os, est?n invitando a hacerse part?cipes. Asimismo, en la Parroquia realizar?n una Misa en su recuerdo y una liturgia en una Iglesia Evang?lica.

A un a?o de la muerte del empresario espa?ol Josep Rubau Sol?s (77) radicado en Pichilemu y asesinado a golpes por desconocidos, hasta ahora permanece sin autores, constituy?ndose en un verdadero enigma para la comunidad en donde, tras pocos a?os de residencia lo hab?a hecho integrarse a diversas organizaciones de Pichilemu.

Un enigma tan grande que la Polic?a de Investigaciones ?pese a su optimismo en el avance de las investigaciones en un primer momento- ?ste se fue desmoronando hasta hacerlos llegar a un mutismo absoluto, al tiempo que el misterio lo transformaba en un enigm?tico caso sin resolver.

Paralelamente, el t?tulo del libro que editara en Octubre de 2008, bajo el sello Fabres Producciones Ltda., ???Qui?n mat? a Crist?bal Col?n?? se trasforma contradictoriamente en un titular period?stico actual: ?Qui?n mat? a Josep Rubau?

En efecto, el autor de la publicaci?n antes citada y que investigara por a?os en bibliotecas de distintas latitudes para basar su relato hist?rico y llegar a concluir en una hip?tesis que no est? lejana a la situaci?n imperante en buena parte de Europa, como lo fue la Inquisici?n impuesta por los Papas a partir del Siglo XIV.

El nuevo continente descubierto por el navegante genov?s no estuvo libre de sufrir la implementaci?n de ese sistema de exterminio para quienes disent?an y/o profesaban una religi?n distinta a la cat?lica.

Seg?n los datos que entrega el autor en la publicaci?n ?para la ?poca- la Inquisici?n actu? de tal manera que los miles de muertos producto de su despiadada acci?n: presos y confinados en condiciones infrahumanas, sometidos a tortura hasta hacerlos confesar y delatar a quienes eran de origen judaico, o protestantes, o aunque fueran conversos ?para la Iglesia Cat?lica- ?stos eran ?marranos?.

Miles murieron quemados en hogueras gigantes. Como un dato ilustrativo, de una sola vez fueron quemados m?s de 400 personas sin distinci?n de edad, de sexo. Todos por ser hijos, familiares y amigos de los principales que iban siendo delatados.

?Por qu? el autor del libro ?Josep Rubau- se extiende en este tema que por siglos se mantuvo como un tema tab?, como otros, y vincula las acciones con los hechos que derivaron en la muerte de Crist?bal Col?n?

La respuesta est? obviamente ah?, pues Crist?bal Col?n que gozaba de todos los poderes y t?tulos para ejercerlos en los territorios por ?l descubiertos, como tambi?n, ten?a derecho a un porcentaje de las riquezas, fue ?v?ctima? de la Inquisici?n y de la traici?n de sus lugartenientes directos.

Este hecho hist?rico ?que nunca fue ense?ado en las escuelas- se produjo cuando Col?n estaba en el nuevo continente en su tercer viaje.

Ah?, aprovechando que este dorm?a, descansando junto a su hermano Diego, es apresado por sorpresa. Es hecho prisionero y as? es conducido a Espa?a, donde es acusado de ?marrano?, quit?ndosele todos los poderes, t?tulos y derechos otorgados por los reyes cat?licos, que apoyaban la aplicaci?n de la Inquisici?n. Y obviamente, las riquezas que le pertenec?an fueron confiscadas no por los reyes, sino por la Inquisici?n que proced?a de igual manera con todos quienes ca?an en desgracia.

El autor al encontrar documentos y publicaciones en textos ?mantenidos por siglos en secreto- desconocidos hasta la salida del libro, llega a comparar y a concluir que las formas, m?todos y procedimientos ?todos escritos como un verdadero manual- fueron aplicados y perfeccionados por regimenes sanguinarios que mataron por miles a otros jud?os dispersos por Europa en el Siglo XX.

Sin duda, los hechos dados a conocer por Josep Rubau son verdaderos ?misilazos? a diversos entes que ?por decirlo de alguna manera- no le han debido de parecer c?modos. Es m?s, tremendamente INC?MODOS.

?Qu? tan as?, o no? es tambi?n materia ?a nuestro modesto criterio- para ser analizada, investigada.

La religi?n

Es m?s, Josep Rubau, para darle el exacto contexto hist?rico a lo que acontec?a en los tiempos de Crist?bal Col?n, cuenta todo el negro nubarr?n que la Iglesia vivi? por m?s de tres siglos.

Por ejemplo, ac? algunos p?rrafos que muestran c?mo se proced?a:

- ?Y que habiendo hecho informaci?n de que el dicho Luis Rivano se mat? a s? mismo con la sangr?a, por haberse roto la vena, se siga su causa contra ?l, conforme al estilo del Santo Oficio.

Persuadidos de que, en rigor, ninguna disposici?n seria pod?a, presentarse contra los acusados, los Inquisidores resolvieron llevarlos al tormento que se aplicaba como en todos los casos bajo la siguiente sentencia e invocaci?n divina:

?Cristo NOMINE IN VOCATO. Fallamos atentos los autos y m?ritos de proceso y sospechas que de ?l resultan contra el reo, que le debemos condenar y condenamos a que sea puesto en cuesti?n de tormento, en el cual mandamos que est? y persevere tanto tiempo cuanto a nos bien visto fuere, para que en ?l diga la verdad de lo que est? testificado y acusado; con protestaci?n que le hacemos que si en dicho tormento muriese o fuese lisiado o se siguiese mutilaci?n de miembro o efusi?n de sangre sea a su culpa y cargo y no a la nuestra y por no haber querido decir la verdad?.

-? Alfonso Borja es nombrado Cardenal en 1444, luego colabor? robando el Reino de N?poles fundando as? los Estados del Vaticano con usurpaci?n, enga?os y terribles luchas con miles de muertos seg?n la historia.

-? Alfonso Borja situado en Roma como cardenal y pr?ncipe de la Iglesia, se lleva a sus dos hijos con el apodo de (nebots) sobrinos, Pedro Luis y Rodrigo, a la Ciudad Eterna. Rodrigo llega a Roma cuando ten?a los 18 a?os como dec?an algunos historiadores aseguran que su aspecto diplom?tico impresionaba.

-? En Roma fue su profesor el gram?tico Gaspar de Verona, as? escribi? de ?l: ?No necesita ni mirar a una mujer hermosa para inflamarla de amor de la manera m?s extra?a; atrae a las mujeres como el im?n al hierro?.

-? A la muerte del Papa Nicol?s V, es nombrado Papa Alfonso Borja y al coronarse como tal ?el d?a 20 de Abril- toma el nombre de Calixto III, a la edad de 77 a?os.

-? El 20 de Febrero de 1456, Calixto III nombr? a tres cardenales: a sus sobrinos Juan de Mila de 25 a?os, a Rodrigo (24) y a Jaime de Portugal (23).

-? El Cardenal Rodrigo Borja (Borgia en Italia), tuvo tres hijos de madres distintas: Pedro Luis, Jer?nima (Girolama) e Isabel. Quince a?os m?s tarde tuvo cuatro hijos m?s con el que fue el amor de su vida: Vannozza Cattanci. Ellos fueron: C?sar, Juan, Lucrecia y Jofr?.

-? Lucrecia Borgia, la hija del Papa Alejandro VI (Rodrigo Borgia) fue casada a los 14 a?os con Juan Sforza, pero ?ste no quiso consumar el matrimonio; tras lo cual los jueces apost?licos declararon a Lucrecia ?virgo Incorrupta?, hecho que le permit?a a esta volver a contraer matrimonio. Y de hecho el Papa volvi? ?a preparar? un nuevo matrimonio de su hija. Esta vez con el hijo de 17 a?os del futuro rey Alfonso de Arag?n. Dicha boda dur? dos d?as.

Posteriormente, el Papa nombr? a su hija Lucrecia gobernadora de dos ciudades importantes que pertenec?an al vaticano. Ello ocurri? el 8 de Agosto de 1489, cuando ?sta ten?a 20 a?os de edad.

Asimismo, el 20 de Septiembre de 1493, otro de los hijos del Papa Alejandro VI, C?sar, es nombrado Cardenal a la edad de 18 a?os.

El a?o 1500 el Papa Alejandro VI decide dejar Roma moment?neamente para visitar estados conseguidos a sangre por su hijo C?sar y quitados al rey de Francia. Y en su lugar instala en el gobierno Pontificio a su hija Lucrecia.

El papa Alejandro VI deja en dos ocasiones a su hija Lucrecia al frente del Vaticano. Es por ello que se le conoci? como la papisa Lucrecia.

-? En otro de los p?rrafos del libro, que nos llam? la atenci?n, est? cuando el autor ?Josep Rubau- se refiere a la Papisa Juana. Dice: ?Conviene no confundir con la papisa Juana que regent? el vaticano, ocupando el solio, como papa pero no como una hija del papa, como la Lucrecia, sino como un verdadero Papa. Fue el Papa Juan VIII, la que regent? entre los papados de Le?n IV y Benedicto III, en el Siglo IX?.

Sobre esta Papisa hay m?s revelaciones que resultan incre?bles, pero a?n as? esto fue sacado de un libro muy antiguo ?dice el autor- que encontr? en Paris, titulado La Papisa Juana.

PICHILEMU: SU PARA?SO

Josep Rubau en su libro tambi?n se refiere a Pichilemu en las p?ginas finales. Al respecto, dice:

?Pichilemu significa peque?o bosque en ?Mapuche Mapundungun? y est?situado en el norte de la costa Araucana, gran puerta del Pac?fico. Rodeado por seis mil hect?reas de eucaliptos y doce mil hect?reas de pinares. Posee m?s de 60 Restaurantes con el mejor pescado del Pac?fico.

POSIBLEMENTE SI COL?N RESUCITARA Y SE PASEARA POR LAS CALLES DE CUALQUIER CIUDAD DE ESTA LINDA TIERRA COMO LA MENCIONADA Y COMPROBARA? QUE APARTE DE LOS GRANDES ADELANTOS, HAY 9 CREDOS DIFERENTES Y CONVIVEN EN PAZ Y ARMON?A, NO SE HUBIERA HOY ARREPENTIDO DE HABER DESCUBIERTO EL NUEVO MUNDO?.

Estos dos p?rrafos corresponden a la ?ltima p?gina (299) del libro ??Qui?n mat? a Crist?bal Col?n??, cuyo autor ?el espa?ol Josep Rubau Sol?s- refleja el cari?o y amor que le dispensa a la tierra que ?l eligi? para quedarse y que el no dejaba de considerarlo como su para?so.

No obstante, encontr? la muerte a la edad de 77 a?os en una forma nunca imaginada por ?l: En forma violenta hace un a?o atr?s, sin que a la fecha se conozca el nombre de quienes le quitaron la vida. ?Qui?n mat? a Joseph Rubau?.

?


Comentarios