Jueves, 14 de octubre de 2010

LOS MINEROS, LOS BURROS Y LAS LECCIONES QUE NOS DEJAN LOS 33

El rescate de cada minero en forma exitosa sigue siendo causa de admiraci?n de mandatarios y personalidades de todo el mundo y de los m?s variados ?mbitos: Presidentes, primeros ministros, monarcas, representantes de organizaciones mundiales, pol?ticos, cineastas, artistas (actores, actrices, cantantes), y periodistas que fueron testigos de la epopeya y proeza ?sin s?mil hasta ahora- como la ocurrida en las ?ltimas horas en la Mina San Jos?, en la regi?n de Atacama.

Seguir? siendo noticia por mucho tiempo, pero paralelamente ?tal como lo han expresado algunos de los mineros rescatados y rescatistas- este accidente que podr?a haber terminado en una may?scula tragedia, debe servir para que nunca m?s ocurra un accidente como el que les toc? ser parte de esta verdadera epopeya, como ya lo dijimos. No, al menos, por causas de irresponsabilidades que lindan en el delito y que -sin duda- tiene nombre y apellidos: los due?os de la Minera ?San Esteban?, due?a de la Mina ?San Jos? en donde se produjo el accidente y donde quedo claramente al descubierto la falta de medidas de seguridad.

?Pero que quede claro!. No s?lo ellos, sino los funcionarios de organismos estatales que tambi?n deber?n ser investigados, como por ejemplo: el SERNAGEOMIN (donde ya se han tomado algunas medidas) y en la Direcci?n del Trabajo (Seremi del Trabajo de la Regi?n de Atacama), por nombrar solo a dos.

La carne es d?bil y las d?divas son muchas veces no despreciables y compra voluntades. Eso pasa en todas las actividades de la vida humana. As? las cosas, a no extra?arnos. Y las investigaciones ?si se realizan rigurosamente, no por sus pares- sin duda que pueden deparar sorpresas.

La imagen del minero que desde siempre nos ha mostrado el cine, ha sido el de una persona ya anciana, o al menos barb?n, acompa?ado de sus herramientas y de un burro, caminando por agrestes lugares.

Es posible que en alg?n lugar remoto a?n pueda verse este personaje que busca afanosamente y a?ora con descubrir el fil?n del metal preciado que cumpla sus sue?os.

Pero hoy, los mineros son hombres que no andan acompa?ados de un burro. En el caso concreto de la Mina ?San Jos?, los ?burros? son los due?os del yacimiento, cuyo ?nico inter?s es explotar su propiedad minera al m?nimo costo ?sin las m?nimas medidas de seguridad- y estrujar, esquilmar, las extra?as de la tierra, sin mirar ?ni menos pensar- en los riesgos que someten a su capital humano. Capital humano que desprecian, pues con accidentes anteriores relativamente recientes, no aprendieron la lecci?n. Y lejos de proporcionar las seguridades, buscan los vericuetos posibles para soslayar sus obligaciones con no poca complicidad de funcionarios que caen rendidos ante caramelos.

El Presidente Pi?era ?que junto a su equipo de ministros y funcionarios gubernamentales, aparte de todas las entidades oficiales y privadas jugaron un papel crucial en el rescate exitoso- no puede desentenderse del trasfondo y de las lecciones que deja la tragedia que signific? al principio y la proeza ?pica que se realiz? para el rescate de los mineros, tras descubrirse que estaban con vida.

Por lo demostrado y conocido, la opini?n p?blica debiera estar tranquila ante los anuncios realizados por el propio mandatario al se?alar que esa mina no volver? a funcionar. No, al menos que en el futuro se cumplan todos los est?ndares de seguridad.

M?s a?n, ha dicho que no solo ?sta, sino todas las minas y/o yacimientos que se est?n explotando, todos los cuales est?n siendo inspeccionados y evaluados.

Y ha ido m?s all?, al manifestar que no solo se revisar?n las medidas de seguridad en las faenas mineras, sino en las ?reas de la industria, en la pesca, en la agricultura, por nombrar algunas. Para abreviar, en todas y cada una de las actividades productivas para asegurar la seguridad y dignidad de los trabajadores; indicando que el tema ser? de inter?s central del gobierno.

Por ahora, como la gran mayor?a, creeremos que no solo son frases medi?ticas, sino sinceras y que se llevar? a la pr?ctica una fiscalizaci?n exhaustiva que permita evitar accidentes similares y que pongan en riesgo la vida de los trabajadores, de vidas humanas.

Estaremos expectantes ante los resultados del trabajo de quienes ya est?n trabajando en estos temas por encargo del gobernante.

Por otra parte, quiero creer que el tema mapuche se ha visto minimizado ?por estos d?as- por la atenci?n no solo de los chilenos en el inminente rescate de los 33 mineros, sino por los ojos puesto en este rescate sin parang?n y que ha sido visto con inter?s desde cada rinc?n del planeta. Y que el trabajo que paralelamente lleva adelante el Ministerio del Interior, como el Ministerio de Planificaci?n, entre otros organismos, sigue avanzando y los acuerdos logrados siguen cumpli?ndose a fin de que los conflictos m?s inmediatos se vayan solucionando; al tiempo que los casos ?que provocaron la huelga de hambre masiva de comuneros mapuches- sigan en la justicia ordinaria, hasta que o?das las partes se dicte sentencia.

Solo logr?ndose justicia social, equidades, oportunidades y avances en la soluci?n en los m?s variados aspectos de la vida nacional, nuestros compatriotas, nuestro pa?s ser? cada vez mejor. Y m?s admirado a?n por la comunidad internacional.

Si hoy somos m?s valorados y respetados por la fuerza, empuje, tes?n y sacrificio de 33 mineros y de la fortaleza de cada uno de ellos, y de todo el despliegue exitoso en torno a su rescate, nuestras autoridades deben redoblar sus prop?sitos de lograr que ?definitivamente- se avance y progrese con igualdad, mejor?ndose a la par con la educaci?n y la salud principalmente, hasta ahora deficitaria y que es crucial para que un pa?s se desarrolle en armon?a y con mejor calidad de vida de cada uno de los habitantes.

Todo lo anterior, por los avatares y encrucijada que nos puso la naturaleza, a la par de los esfuerzos que paralelamente se realizan en la reconstrucci?n de las zonas devastadas por el terremoto y maremoto del 27 de febrero pasado.


Comentarios