Domingo, 19 de diciembre de 2010

?EL DIPUTADO LATORRE ES QUIEN TIENE M?S ALTURA PARA SER INTERPELADOR?

-?En el gobierno de Lagos, tras perder en su postulaci?n parlamentaria por el Distrito Las Condes, fue designado Subsecretario de Obras P?blicas.

-?Tras retornar en su camino parlamentario fue electo en el Distrito 35, donde originalmente hab?a sido diputado, sigue ah?, aunque no le han faltado las ganas de ir como candidato a senador. Mientras tanto se entretiene ......

Veamos:

Ma?ana lunes se cumplir? la primera interpelaci?n a un Ministro de Estado de la administraci?n del Presidente Sebasti?n Pi?era, en un ejercicio de la democracia que permite cuestionar el desempe?o de las autoridades gubernamentales, cuando a juicio de la oposici?n hay los suficientes m?ritos para llegar a esa instancia y que debe contar con la aprobaci?n de cierta cantidad de votos en el parlamento.

As? ocurri? en administraciones pasadas donde la oposici?n ?hoy gobierno- llev? adelante algunas interpelaciones. Y en donde al menos ?seg?n recordamos- una lleg? a la instancia de destituci?n de la ministra de Educaci?n Yasna Provoste. Bien o mal, ese no es el punto.

De tal manera que, la interpelaci?n que se iniciar? ma?ana con la concurrencia de la Ministra de la Vivienda, Magdalena Matte, no la estamos cuestionando; sino nos merece reparos que sea el diputado Juan Carlos Latorre quien sea el ?interpelador?. Tampoco lo cuestionamos a ?l por s?, por puro gusto, sino porque consideramos que hay suficientes situaciones muy poco claras que impedir?an que haga o cumpla con este cometido en nombre de la C?mara de Diputados.

Quienes somos de su Distrito y particularmente de Pichilemu le conocemos varias de sus actuaciones ?non santas? por decirlo de una manera elegante.

Todo lo que tiene que ver con la construcci?n del Puente en la laguna de C?huil, en la localidad del mismo nombre a 11 kil?metros al sur de Pichilemu, tienen unas ?cosillas? que huelen a turbio.

Cuando se volvi? a hablar de una carretera costera ?cosa que se ven?a hablando desde mucho antes de aparecer Ricardo Lagos en la escena nacional y que est? escrito- los pichileminos vimos en ella una oportunidad de futuro y de dar una soluci?n DEFINITIVA a los problemas de agua potable que ha tenido Pichilemu, como balneario y a las localidades rurales que la integran.

Es as?, como a nivel de autoridades locales y particularmente en la comunidad ?a trav?s de organizaciones creadas ex profeso- empezamos a impulsar la construcci?n de un Embalse en el Estero Nilahue que dicho sea de paso es el mismo estero que kil?metros antes de llegar al mar, se conoce como la laguna de C?huil, marisma que permite desde tiempos inmemoriales sea cultivada la sal de costa. Y que, al hacerse famosas, toman el nombre de ?Sal de C?huil?, aunque hay otras localidades cercanas y a la orilla de la laguna que tambi?n cultivan las salinas. Como sucede m?s al sur, en la comuna de Paredones; en Lo Valdivia y Boyeruca, esta ?ltima en el l?mite con la provincia de Curic?.

Pues bien, en cuanta reuni?n hubo antes de la construcci?n del Puente en C?huil, esta aspiraci?n se hizo ver, por cuanto no solo solucionar?a el problema de agua potable, sino que incorporar?a terrenos de secano improductivas, a ser ?productivos? y de paso d?ndole una plusval?a a esas tierras, cuyos peque?os propietarios podr?an cambiar sus magras condiciones de vida, mejor?ndolas notablemente.

Pero lo m?s importante, sobre la ?cortina? de ese embalse podr?a pasar la CARRETERA de la COSTA kil?metros m?s arriba de la localidad de C?huil ?en la parte m?s angosta del estero Nilahue- construyendo, por cierto, los accesos desde C?huil.

Esta idea fue planteada al Ministro de Obras P?blicas, Carlos Hurtado Ruiz-Tagle, posteriormente con m?s fuerza al ministro Ricardo Lagos, tambi?n al ministro de la misma cartera Jaime Toh?. Y lo curioso es que ?stos dec?an que ?no era mala idea? y que se iba a considerar en los estudios; pero de la noche a la ma?ana se empieza a hablar del Puente en C?huil y nada menos que entre el pueblo y el borde costero.

Es ah? cuando la comunidad empieza a movilizarse y cuando algunos ?en donde nos incluimos- empezamos a ver situaciones un tanto ?raras?. De partida, algunos dirigentes de la zona de C?huil al ver que lo hablado y comprometido no se estar?a cumpliendo, empiezan a recabar la firma de los habitantes del sector para apoyar la molestia de haber tomado finalmente una determinaci?n a espaldas de la comunidad y sus autoridades.

Es curioso que el actual diputado Latorre reclame que la Ministra y su ministerio est?n actuando, aparte que a destiempo, e imponiendo cosas en la reconstrucci?n, sin considerar la opini?n de las instituciones y autoridades comunales afectadas por el terremoto y maremoto. Cosa que si es as?, seguramente se la ?aprendieron a los gobiernos anteriores? donde ?l fue uno de sus protagonistas.

M?s de un millar y medio de firmas fueron recolectadas en su momento, y esas mismas firmas junto a cartas de la comunidad de C?huil firmadas por los dirigentes vecinales de ese tiempo: Gabriel Z??iga Caro, entre otros, la llevamos y dejamos personalmente en la Oficina de Partes del MOP, y en La Moneda. Asimismo, otra carta de la C?mara de Turismo ?que firmamos en calidad de dirigente- en donde no solo expon?amos nuestra contrariedad sino tambi?n, la tremenda injusticia que se iba a cometer con los peque?os propietarios de un sector de C?huil, con los valores que se estaban anunciando pagar por las expropiaciones de sus terrenos por donde iba a pasar la carretera en ese sector norte y sur, respectivamente de la laguna de C?huil.

En ambos lados, terrenos malos para la agricultura. En el lado norte, terrenos que permanec?an en invierno bajo el agua y verano solo como terreno de guarda de animales. Y en lado sur ?afectado? ?de un par de propietarios, a lo m?s- que eran terrenos si bien no afectados por el agua en invierno, eran de secano y bajo rendimiento agr?cola.

?Pero qu? hab?a pasado en este tema?

Mientras las autoridades pichileminas y comunidad esperaba confiada en los estudios del Embalse y que por sobre su cortina pasara la so?ada Carretera Costera, esos huasos costinos ladinos y ?habilidosos? y con contactos estaban craneando su jugada maestra, no solos sino con la concomitancia ?quiz?s- de viejos y nuevos camaradas; inventaron un proyecto inmobiliario denominado ?Salinas de Mar? en C?huil, justo, justo por donde la Carretera segu?a hacia el sur, saliendo desde el Puente que situaban, casualmente, frente a sus propiedades.

Estos caballeros tramitaron el proyecto en la COREMA e hicieron los tr?mites pertinentes en cuanto servicio hab?a que hacerlo. Entre ellos, la propia Municipalidad de Pichilemu.

Cuando el suscrito le pregunt? en sesi?n municipal al alcalde Jorge Vargas (camarada de Latorre y de otros participantes de este cuento), por qu? el Director de Obras Municipales atend?a en d?a s?bado al due?o (o representante de los propietarios del lado sur de C?huil), en circunstancias que eso no era habitual y que su labor era de ?atrasos y atrasos? en la revisi?n de Carpetas con otros proyectos, una queja permanente de los vecinos, entre otros; el alcalde Vargas tuvo quiz?s su peor momento de furia con el suscrito, a la saz?n concejal de Pichilemu.

Se desorbit?, todo su repertorio descarg? dici?ndonos (en forma elegante) que hasta cuando iba a cuestionar su gesti?n, que aqu?, que all?.

A decir verdad, no volaba una mosca. Nada dijimos y agregamos aparte de la pregunta y de la carta que ingresamos previamente al Concejo y que ley? en la ocasi?n y que motiv? finalmente la reacci?n del alcalde Vargas; y donde t?citamente apoy? el actuar del DOM (seguramente con sus instrucciones).

Por cierto, ning?n concejal dijo nada tampoco al respecto, en una actitud casi permanente, con honrosas excepciones en algunas situaciones.

Est? claro que con lo indicado nada de lo planteado en la carta fue contestado y que se refer?a a lo que se estaba fraguando en torno al Puente de C?huil y los pagos de las expropiaciones; que era casi similar a lo planteado a los ministros Carlos Cruz y al Presidente Lagos en las cartas indicadas anteriormente: que los montos anunciados a los propietarios de uno y otro lado eran escandalosamente diferentes. Al se?or (o se?ores) del lado sur se le pagar?an 8 mil pesos por el m2 de terreno a expropiar; en tanto a los peque?os propietarios del lado norte, un valor que no llegaba a los 300 pesos (valor que en ese momento no alcanzaba para comprar un kilo de pan).

Pese a lo anteriormente relatado, seguimos planteando ?paralelamente a los valores de las expropiaciones- que ya descatada la construcci?n del Embalse propuesto, la construcci?n del Puente en el lugar indicado no era el m?s propicio por una serie de argumentos:

a)?Que no se respetaba la distancia m?nima, para ese tipo de infraestructura, desde la l?nea de m?s alta marea.

b)?Que la construcci?n del puente no hab?a sido sometido a un estudio de Impacto Ambiental.

c)?Que por donde pasaba el camino (carretera costera) tanto por el lado norte y sur de las salidas del puente era zona de cementerios ind?genas.

d)?Que el puente iba afectar tanto el paisaje como la actividad de los salineros.

e)?Etc?tera, etc?tera.

En vista de esto, el alcalde Vargas, aunque era casi un saludo a la bandera a esas alturas, gestion? una reuni?n para que el Subsecretario del MOP, el hoy diputado Latorre, oyera las inquietudes en torno a la construcci?n del puente anunciado; lo que se concret? justo el d?a en que se produjo un derrumbe en el camino a Farellones, a ra?z de las intensas lluvias de ese a?o.

La reuni?n acordada en el despacho del Subsecretario se retras? casi dos horas,?por motivo?de que el anfitri?n andaba en terreno por lo indicado. Y esperamos con santa paciencia el alcalde Vargas, los concejales Aldo Polanco (si mal no recuerdo), Mariano Polanco y el suscrito, como dos o tres funcionarios municipales que acompa?aban a la delegaci?n pichilemina.

EL C?NDOR

Lleg? finalmente el Subsecretario. Salud? a cada uno y luego de preguntar al alcalde Vargas por una serie de personajes (seguramente sus operadores pol?ticos), invit? a pasar al amplio sal?n de reuniones. Nos sentamos. El de cabecera en la larga mesa. A su izquierda el alcalde pichilemino y a continuaci?n los dem?s. Y, sin propon?rmelo, qued? a su derecha, acompa?ado de otros tantos pichileminos.

Abri? una gruesa carpeta atiborrada de documentos; pero al principio ten?a una fotocopia del peri?dico El C?ndor, de Santa Cruz. Y tom?ndola y blandi?ndola con su mano derecha, dijo: ?Aqu? dice que yo me compromet? a asistir a una reuni?n a Pichilemu con los salineros de C?huil, Barrancas y La Villa y que no cumpl?.

Dirigi?ndose a m?, sigui?: ?usted dice aqu? que no cumpl? y que en relaci?n a las expropiaciones, se est? pagando m?s a unos, y menos a otros. Que yo sabr?a de ese proyecto inmobiliario, en circunstancias que yo ni conozco a esos propietarios ni s? de ese proyecto del que usted habla ??

La verdad, es que tengo que reconocerlo. En su larga perorata, el Subsecretario me levant? y me dej? caer, etc?tera, etc?tera.

Cuando finalmente la cort? y pude hablar. Le dije: ?Usted posiblemente ha enviado a los medios de comunicaci?n m?s de alguna vez una Declaraci?n P?blica o un Comunicado de Prensa?, a lo que ?l asinti?. Pues bien, agregu?, usted puede enviar ese tipo de documentos a cuantos medios de comunicaci?n quiera, pero no tiene absolutamente ninguna certeza si eso lo publicar?n o no. Menos qu? d?a. ?Verdad?. El Subsecretario volvi? a estar de acuerdo en ello.

Entonces, segu?: ?Aqu? ocurri? que, cuando publicaron esto pasaron varios d?as al punto que ni sab?a si alg?n medio lo public? finalmente. Y claro, cuando sali? publicado en este medio (El C?ndor) usted si bien NO ASISTI? (que es lo que molesta a usted entre tras cosas), en su reemplazo usted envi? a otra persona para que sostuviera la reuni?n con los salineros.

Un ac?pite. Efectivamente, el subsecretario Latorre no asisti?, pero m?s tarde cuando se concret? la reuni?n envi? a un abogado, parte de su equipo, quien oy? las inquietudes de los salineros en torno al Puente.

Es m?s, junto a otros concejales fuimos testigos de sa reuni?n, realizada en una Bodega de Barrancas, de propiedad de la peque?a propietaria due?a de salinas, do?a Nemesia Menares.

Finalmente, con esa explicaci?n, el anfitri?n se aplac? un poco. Pero a poco de seguir volvi? a demostrar esa humildad tan caracter?stica de ?l, cuando supo que hab?an miles de firmas que ped?an que la construcci?n del Puente no se hiciera en ese lugar, sino m?s arriba y m?s alejado de la costa.

M?s a?n, cuando varios de los presentes apoy?bamos esa solicitud.

Ah? poco menos que falt? que se parara y se subiera arriba de la mesa. No lo hizo, no era necesario, porque bast? con lo que dijo como respuesta: ?Bien, la comunidad no quiere que el puente se construya ah? y ustedes tambi?n apoyan. Si es as?, me la juego para que el Puente no se haga ah?; pero OLVIDENSE, esos recursos se van para otro lado ??.

?Fin de la reuni?n!

Con el atraso en el inicio de ?sta, termin? pasada las 19 horas. Y el suscrito opt? por quedarse en Santiago para aprovechar de realizar otras gestiones.

El regreso de la delegaci?n, en dos veh?culos, se junt? ?seg?n lo supe por mi colega Mariano Polanco- en Melipilla, donde acordaron pasar a cenar, ya que la mayor?a no hab?a alcanzado a almorzar antes de salir rumbo a Santiago. Y ya era tarde como esperar llegar a Pichilemu para alimentarse.

Aparte de alimentarse los participantes, varios festinaron con la ?sentada y/o parada de carros que me hab?a hecho el Subsecretario? por la publicaci?n aludida.

Lo cierto es, que no pasaron muchos d?as para que se supiera que el Subsecretario Latorre hab?a llegado a la casa, en C?huil, de los propietarios de los terrenos que ?l dec?a no conocer, hab?a llegado nada menos que en Helic?ptero hasta all?. Y eso hab?a ocurrido antes de la ?parada de carros?.

?Sab?a o no el Subsecretario qui?nes eran los propietarios de esos terrenos, cuya plusval?a hab?a subido tanto, y que en forma milagrosa cambi? el valor de aquellos terrenos?

A estas alturas hay que ser justo. No se les pag? finalmente los ocho mil pesos por m2 de terreno, sino un poco m?s de 7 mil pesos. Y a los peque?os propietarios del lado norte, algo m?s que para comprar un kilo de pan. Lo justo, es justo.

?Qu? pas? con el Proyecto Inmobiliario?

Tres a?os o m?s, m?s tarde (2003) en una visita inspectiva de la Corema, ?sta en su p?gina web informaba que NO SE HAB?A INICIADO OBRA ALGUNA en esos terrenos.

Hoy, a m?s de una d?cada de aquel proyecto inmobiliario anunciado como una de las grandes inversiones en la Regi?n de O?Higgins; y que fue publicitado ampliamente en las p?ginas del diario El Rancag?ino y de la Revista El Alba (cuyo propietario, coincidencia, es uno de los propietarios del proyecto anunciado), NO SE HA MOVIDO NI UNA PALADA DE TIERRA. El terreno est? igual, ni siquiera con plantaciones, aparte de la flora aut?ctona del lugar.

Ahora bien, ?sabe la opini?n p?blica cu?nto millones de pesos pag? el Fisco?, a trav?s de Vialidad (dependiente del MOP) por esos terrenos que ?afectaron? el Proyecto Inmobiliario: M?s de 500 millones de pesos.

Como que hay un peque?o tufillo a algo raro, ?o no? Quiz?s estamos ante un fraude al Fisco, ?o ser? mucho?

Cabe se?alar que las cartas que enviamos al Ministro Carlos Cruz, con copia a varios (entre ellos al Subsecretario Latorre), como la Carta al Presidente Lagos, con copia a los medios de comunicaci?n, todas dec?an de este tema, de nuestras aprehensiones.

Nadie hizo mayor esfuerzo por parar algunas de estas cosas medio turbias.

Sin embargo, extra?o o no, varios de estos personajes que aparecen en esta historia est?n condenados por la Justicia. Obviamente que no por estas situaciones; pero por situaciones que ?coincidencia o no- fueron puestas en conocimiento p?blico, incluso ?antes- en el Concejo Municipal de Pichilemu.

A prop?sito, cuando finalmente la Justicia condena al alcalde Jorge Vargas ?por el delito de Cohecho, y tambi?n por presentar Testigos Falsos en el juicio anterior- viene el proceso de elegir a un nuevo alcalde de entre los concejales.

El acuerdo de la Concertaci?n fue votar para alcalde, por el concejal Roberto C?rdova Carre?o. As? estaba previsto, hasta que lleg? hasta Pichilemu el diputado Latorre, previo a la Sesi?n Extraordinaria del Concejo. El con su ?mu?eca? y caracter?stica humildad cambi? las cosas e impuso a otro camarada dem?crata cristiano. Ese nuevo alcalde dem?crata cristiano no alcanz? a durar dos meses en el cargo, hasta que fue condenado por la Justicia; dejando nuevamente sin alcalde a Pichilemu y haciendo el hazme re?r a nivel nacional con la seguidilla de esc?ndalos en el tema municipal.

El actual alcalde Roberto C?rdova (PS) que siendo socios en la Concertaci?n, no cont? en ese entonces con la ?bendici?n? del diputado Latorre, le dijo en su cara, de frente, lo que pensaba de ?l en el momento en que se verific? la elecci?n del alcalde democratacristiano que si contaba con su confianza.

Lo que le dijo el concejal C?rdova en ese minuto lo conoci? toda la comunidad pichilemina que estaba escuchando el noticiero de Radio ?Entre Olas? FM, como de otras latitudes.

Si mal no recuerdo, es un t?rmino usado en la compa?a contra la Violencia Intrafamiliar que est? en plena ejecuci?n. Varias figuras conocidas del ambiente art?stico y farandulero la repiten en los spot por la TV, en tanto en varias piezas gr?ficas y formatos se ve en los espacios urbanos, como en el transporte p?blico.

?Ser? el diputado Latorre la persona con m?s m?rito para sentarse frente a la Ministra Magdalena Matte e interpelarla?

Creemos que ?l, como otros ex funcionarios de gobierno, est?n (o estuvieron) para ser interpelados. Son tan ciegos que no les alcanza para darse cuenta que ya est?n ?pelados?, desnudos ?????????????


Comentarios