Lunes, 25 de abril de 2011

El mundo de las letras chilenas despide a Gonzalo Rojas: "Se fue un grande"

La muerte del nonagenario poeta impact? a la opini?n p?blica y a las autoridades, pero tambi?n dej? una huella entre los literatos. Su influencia atraves? generaciones y cruz? fronteras f?sicas.

Fuente: EMOL

SANTIAGO.- Su hijo, Gonzalo Rojas May, hab?a anticipado el desenlace del poeta Gonzalo Rojas cuando declar? que se estaba "apagando lenta y dignamente". Pero a?n as? la noticia sorprendi? a escritores y personalidades de las letras nacionales.

Pablo Az?car, por ejemplo, se encontraba impartiendo clases en la universidad y el anuncio del fallecimiento lo dej? en silencio. No quiso emitir una opini?n frente al hecho pero dej? en claro que se sentar?a a escribir. ?No acostumbro a hablar. Edito libros y luego hago un silencio. Pero por Gonzalo Rojas har? una excepci?n".

El poeta Jaime Quezada ha sido uno de los autores m?s cercanos al autor de Lebu, y por m?s larga data. ?Lo conoc? muy cercanamente, hace 40 a?os. Fui su alumno en la Universidad de Concepci?n. Estudiaba Derecho pero tambi?n Literatura. Luego form? parte de un grupo literario llamado Ar?spice, donde Gonzalo era un elemento muy importante".

Quezada se dedic? m?s tarde a estudiar su obra y varios de sus libros llevan pr?logos del disc?pulo. ?Parece vanidad lo que digo pero es real. Fui amigo suyo hasta la mism?sima madrugada de hoy. Me dediqu? a ser gran amigo de Gonzalo?, se?ala.

La palabra es primordial

Entre los novelistas y poetas chilenos prevalece la opini?n del impacto de Gonzalo Rojas en las letras, como uno de los m?s grandes de la literatura chilena del siglo XX, ?y con proyecci?n al XXI?, dice Quezada. ?Hace de la poes?a una conducta, una forma de vida. Tiene gran preocupaci?n por el el leguaje, por la palabra?, agrega.

Lo mismo advierte el escritor Hern?n Rivera Letelier, quien se considera altamente influenciado por los poetas chilenos y sobre todo por la figura de Rojas: ?En su obra el lenguaje es lo primordial. Me fascinaba el uso del lenguaje y las palabras. Es lo que yo trato de hacer en mi prosa. Gonzalo Rojas establece un equilibrio fundamental con la palabra. Siempre est? al borde de un abismo?, dice.

Rivera Letelier lo conoci? en tiempos de la dictadura militar. ?Lo trajimos a Antofagasta para que se reuniera con un peque?o grupo de poetas nortinos. Desde ah? tuvimos una relaci?n intermitente, pero ?ramos muy amigos. Luego nos encontr?bamos en las ferias de libros, en los aeropuertos o en ciudades del mundo?.

Como un poeta del mundo tambi?n lo ve la escritora Carla Guelfenbein, quien opina que Chile no le dio en vida la categor?a que obtuvo fuera. ?Creo que nunca fue reconocido completamente en nuestro pa?s, a diferencia del eco que produjo en Espa?a, en M?xico o en Colombia?, se?ala, dolida por el fallecimiento.

?Es una trist?sima noticia: se fue un grande?, dice. ?Ten?a una sensibilidad po?tica y un gran sentido del humor, que combinaba con seriedad en la creaci?n de su poes?a. El lugar que ocupa en las letras chilenas es, simplemente, el de Gonzalo Rojas, con todas sus particularidades?.

?

Ante su partida

PALABRAS PARA GONZALO ROJAS, DESDE BERL?N

?

Por: Jorge Aravena Llanca, compositor, escritor?? Hijo Ilustre de Pichilemu

Mi amistad con el poeta Gonzalo Rojas se inici? en los tiempos en que yo era profesor en la Universidad de Chile, Sede Chill?n. Siendo director (S) del Departamento de Extensi?n de la Universidad, me toc? repetidas veces asistir a encuentros conjuntos de ambas universidades, siendo Gonzalo Rojas, Director, en Concepci?n,? del mismo Departamento y organizador de diversos encuentros de Extensi?n Cultural, tarea que estaba a nuestro cargo, junto con Alejandro Witker el director Jefe de nuestro Departamento en Chill?n.

Gonzalo Rojas, siempre tuvo la deferencia de dirigirse a m? por mi nombre y, recordando, risue?amente, el por qu? de nuestra amistad.

Cuando Gonzalo era un joven de 17 a?os se enamor? de una t?a pol?tica m?a all? en su Lebu natal. Esta t?a, Marta Manchot, le dio calabazas, por ser hijo de un pobre minero de la misma zona, siendo ella de una de las familias m?s encopetada de Lebu. Ah? fue que escribi? su primer verso. Lo dec?a como para no creerle.

Gonzalo, re?a al recordar este primer amor que lo llev? a abandonar su Lebu natal y, marchar al norte donde dio clases de castellano a los mineros de diversos complejos metal?rgicos.

A?o despu?s, dos veces nos encontramos en Berl?n, una para sorpresa de ambos, en el Metro de la ciudad. Sentados frente a frente, me mir? y como si hubi?ramos estado juntos el d?a anterior y me invit? a tomar "once" en su departamento berlines.

Durante mis visitas a Chill?n tuvo siempre la deferencia de recibirme en diversas ocasiones. Una vez me llev? al Renegado, su casa en Pinto camino a las Termas de Chill?n. Ah? lo fotografi? para un libro que har?amos en conjunto que nunca se materializ?. Me permiti?, adem?s, reproducir todo su archivo fotogr?fico, con este mismo af?n. Este material consta de m?s de 300 fotograf?as, desde su nacimiento, infancia, juventud, viajes y en compa??a de diversos personajes del ambiente po?tico del mundo entero, de pol?ticos de Am?rica y de los Reyes de Espa?a que le otorgaron diversos premios que enorgullecen a todo Chile.

Este mensaje que te env?o, querido amigo, es una forma de que Pichilemu lo despida como yo desde Berl?n, rindi?ndole un homenaje desde el mar que lo vio nacer, algo m?s al sur de nuestra latitud pichilemina, pues Gonzalo Rojas fue hombre de mar, como nosotros, con los pies en la arena firme y la nostalgia de haber vivido en el exilio, alejado de su patria natal, durante tantos a?os.

?Ad?os poeta Gonzalo Rojas Pizarro!

Tu poes?a queda entre nosotros con una de tus exclamaciones m?s sinceras:

?Qu? se ama cu?ndo se ama?

Sin duda a los hombres de valer que han engrandecido a la patria. T? uno de ellos.

?


Comentarios