sábado, 21 de mayo de 2011

¿QUÉ PASÓ EL 21 DE MAYO DE 1879?, LA FECHA QUE CONVOCA A LA CIUDADANÍA HOY

 

Hace 132 años, Chile vivió los momentos más dramáticos de su historia frente a dos país: Perú y Bolivia, lo que los enfrentó en lo que posteriormente se denominó como la Guerra del Pacífico, la que tras muchos años de lucha ganó nuestro país.

Pero, años antes, el 21 de Mayo de 1897, un hecho que no estaba planificado por parte de Chile, hizo que dos de sus naves, particularmente la corbeta Esmeralda protagonizara la epopeya más heroica de la vida republicana, y que pese al sacrificio de sus hombres, partiendo por su Capitán Arturo Prat, oficiales y marinería, un ejemplo de heroísmo admirado, hoy, más por los extranjeros –por ejemplo, Japón e Inglaterra- que por Chile.

Una prueba de ello son las “celebraciones” de cada 21 de Mayo, donde –bajo el manto de “reivindicaciones sociales”, “defensa de la naturaleza, del medio ambiente” –que nosotros también compartimos- violentistas e imbéciles envenenados por la clase política, provoca manifestaciones que dejan una estela de destrucción a la propiedad pública, en mayor volumen, como también a la propiedad privada. Y muchas veces lesionados e, incluso, muertos.

Anoche, la comunidad nacional pudo ver –en principio- una elocuente muestra de rechazo al proyecto Hidroaysén, donde incluso padres con hijos menores marcharon pacíficamente, derivó –cuando la mayoría se retiraba de igual forma- en que los valientes “encapuchados” y otros delincuentes empezaran a provocar a la fuerza pública, a lanzar piedras, botellas y otros objetos, al tiempo que, paralelamente, destruían mobiliario urbano, señalética, provocando enfrentamientos.

Las grabaciones que se están conociendo por televisión del ataque artero de una turba, en Santiago, anoche, provocó lesiones graves a personal de Carabineros, que no actuó, sino que se defendió.

Estos mismos encapuchados y violentistas son –en parte- los profesionales y técnicos del futuro de Chile, una esperanza del país desarrollado que queremos.

Los mismos representantes y de la misma calaña que desde hace unas horas, paralelamente a la cuenta pública anual presidencial, ajenos a los que protestaban pacíficamente, iniciaron acciones y desmanes –con saqueos de por medio- en las calles del puerto de Valparaíso; ciudad donde tras la cuenta pública del Presidente de la República, se le rinde homenaje a los héroes de Iquique; honras ciudadanas que se pierden gracias a la acción de la lacra política.

 

 

 


Comentarios