Mi?rcoles, 03 de agosto de 2011

Andr? Sougarret, el t?cnico l?der del rescate de ?Los 33?: "Volver a la normalidad no fue f?cil"

Fuente: La Segunda online

En enero asumi? la subgerencia general de operaciones de El Teniente y a un a?o de la tragedia en la mina San Jos?, el ingeniero cuenta c?mo logr? mantener la calma, pese a que "la exposici?n tiene sus costos". ?

Fue el l?der del equipo t?cnico que encabez? el rescate de los 33 mineros, el que jug? el papel del inquebrantable y que control? lo que se estaba realizando.

Andr? Sougarret, quien hace un a?o ocupaba la gerencia de minas de El Teniente, hoy es subgerente general de operaciones de ese yacimiento y est? a cargo -desde enero- de las operaciones de producci?n, servicios y minas.

"Con el tiempo, lo que uno ha ido haciendo es atesorar m?s lo que se hizo en este rescate. Con el paso de este a?o he tenido mas tiempo de reflexi?n", relata el ingeniero en minas.

Aunque su labor fue muy destacada durante los casi 70 d?as de trabajo en la mina San Jos?, ?l descarta que su nueva posici?n en el yacimiento subterr?neo de cobre m?s grande del mundo, se explique por el rescate: "Codelco estaba en un cambio estructural, hubo nuevas designaciones y a m? me correspond?a por desarrollo natural, llegar al cargo en el que estoy hoy", se?ala.

"La toma de decisi?n fue la correcta"

-?Qu? ha sacado en limpio a partir de esa experiencia?

-Que la toma de decisi?n fue la correcta. Eso es lo que m?s ha llamado la atenci?n en el mundo m?s acad?mico: c?mo, frente a una cuesti?n que era inminente, actuamos en forma adecuada, no cometimos errores y el an?lisis conjunto nos fue guiando a una soluci?n que al principio no era evidente.

No tengo nada de qu? arrepentirme en los casi 70 d?as que estuvimos trabajando: Definitivamente valieron la pena.

-?En alg?n momento sinti? que perd?a las esperanzas?

-Nunca perd? las esperanzas de poder encontrar algo, lo que nunca supe era qu? podr?a ser. Manejamos algo as? como 40 d?as de posibilidad de que los mineros estuvieran vivos, fundado en que ellos siempre tuvieron aire, agua y algo de alimentaci?n. La desesperaci?n se empez? a generar cuando no alcanz?bamos el objetivo, aunque yo siempre la aminoraba, considerando este plazo.

"Cuando salen los mineros afloran todo tipo de emociones"

-A usted siempre se lo vio muy calmado y se mostr? inquebrantable, a diferencia de otras personas. ?Qu? le ayud? a mantenerse inalterable?

-La tranquilidad de saber que lo que est?bamos haciendo era lo correcto me hac?a tener esa forma de expresarme. Al final, cuando salen los mineros, no mantengo la misma serenidad: afloran otro tipo de emociones. M?s all? de las presiones de diversa ?ndole -sobre todo de las familias- ten?amos que dar la tranquilidad y seguridad de que est?bamos haciendo lo adecuado y correcto.

-?Qu? fue lo m?s dif?cil que le toc? vivir con esta experiencia?

-La exposici?n es algo que sin duda tiene sus costos. Volver a la normalidad no fue f?cil en su momento, porque el hecho de que te reconozcan en distintos puntos no te permite desarrollar tu vida de forma normal. En alg?n minuto me sent? invadido: todo el mundo quer?a saber qu? hab?a pasado, quer?a sacarse una foto, etc. Pero el tiempo pasa y la gente se olvida, afortunadamente para m? (risas). Eso fue al principio, las primeras semanas; ahora volv? a la normalidad y puedo hacer las cosas sin mayor problema.

-?Y qu? moraleja sac? de todo el proceso?

-Esta experiencia fue al l?mite, nos reuni? y nos convoc? a m?s de 700 personas, comunes y corrientes. Aqu? no hab?a superh?roes, ni superingenieros. Al desarrollar un objetivo com?n pudimos hacer un trabajo extraordinario.

"Si uno pudiera ponerse en sus zapatos..."

-Hace algunas semanas los mineros presentaron una demanda en contra del Estado. ?Qu? le pareci? esa decisi?n?

-No me compete opinar; mi labor en el rescate fue ayudar a que salieran del fondo de la mina y, una vez fuera de ella, ellos son libres de desarrollar lo que estimen conveniente.

-Algunos contin?an sin trabajo y a?n con la angustia que les signific? esa experiencia...

-No he tenido la oportunidad de conversar con ellos en el ?ltimo tiempo, pero, claro, es una experiencia l?mite; estaban enterrados vivos. Si uno pudiera ponerse en sus zapatos, sin duda es un tema que puede perdurar por mucho tiempo.

?


Comentarios