Viernes, 02 de septiembre de 2011

Raimapu, el colegio de Camila Vallejo: "Alternativo" y semillero de líderes

 

Fuente: La Segunda online

Particular subvencionado, no impone uniforme escolar y los alumnos pueden usar pelo largo. Algunos apoderados reconocen que hay simpatía por la izquierda y destacan que se busca formar espíritus críticos para la sociedad.  

Son dos edificios, uno al frente del otro, en la calle García Hurtado de Mendoza, a la altura del 8600, en la comuna de La Florida. En ellos, en medio de un barrio de clase media -lleno de casas de ladrillo de un piso, como las que se pueden ver en Las Condes o en Ñuñoa-, se encuentra el Colegio Raimapu.

A simple vista, un establecimiento particular más, salvo... por su proyecto educativo "alternativo". No se impone uniforme escolar, todos pueden ir en "ropa de calle" y hasta con pelo largo. Y la comunidad educativa ha permitido el paro de dos meses y tres semanas que los alumnos de octavo a cuarto medio mantienen en apoyo al movimiento por cambios en la educación.

El sistema, eso sí, genera algunas críticas. "La libertad a veces es un poco excesiva. Por ejemplo, andan con el pelo largo y uno va al colegio para que le enseñen ciertas normas", dijo un apoderado que prefirió no identificarse.

El sistema que incluye enseñanza personalizada, con un fuerte sello artístico, donde hay dos cursos por nivel, salvo en tercero y cuarto medio. En total, alberga a poco más de 700 alumnos, relatan apoderados.

Según los resultados del último SIMCE, el colegio registra buenos puntajes. El año pasado el segundo básico logró en Lectura 297 puntos (el promedio nacional es de 271); en Matemáticas 299 (253) y en Ciencias Sociales 295 (255). Mejora en segundo medio, donde los alumnos lograron 312 puntos en Lectura y 320 en Matemática, siendo 259 y 256 los promedios nacionales.

El método ha formado a varias generaciones, incluidos dos importantes líderes estudiantiles: Nicolás Grau, ex presidente de la FECh -en la época del gobierno de Michelle Bachelet- y Camila Vallejo, vocera de la CONFECh.

Según varios ex apoderados y ex alumnos -entre ellos destacadas personalidades del mundo político y social-, la preparación de líderes es una de las principales improntas del colegio.

"Este es un colegio de izquierda, ese es su perfil", agrega una apoderada que tienen a 5 nietos en el colegio (3 en media y 2 en básica).

Espíritu crítico y teatro

"No es coincidencia el que haya salido gente como Camila o Nicolás. En el colegio se les enseña a ser muy críticos desde niños. Esto supone la formación de líderes que tienen pensamiento propio, no en función de una posición determinada, sino que para hacer un aporte a su entorno", cuenta el ex presidente del Colegio de Profesores, Jorge Pavez, quien tuvo a sus tres hijos en el colegio.

Los tres salieron de ahí para la universidad. El mayor, Jorge (33 años) es cineasta en Alemania. Luis Emilio (31) es médico y Catalina (30) es licenciada en Historia, cuya hija también es alumna del Raimapu.

Paulina Veloso, abogada integrante del Consejo de Defensa del Estado y ex ministra secretaria general de la Presidencia, quien tuvo a dos hijos en el colegio -Nicolás, el que fue timonel FECh y Matías-, agrega que a esta enseñanza se le agregaba un toque particular: la interacción con los demás.

"A mí una de las cosas que me gustaba del Raimapu era la importancia que se les daban a las academias de teatro. Eso servía para que los alumnos aprendieran a manejar su cuerpo delante del público y tuvieran más posibilidades de construir liderazgos. Nicolás era protagonista en todas las obras habidas y por haber", indica.

Nicolás, quien en estos momentos cursa un doctorado en Economía en los Estados Unidos, cuenta que desde niños se los incluía en los grandes debates de la comunidad escolar.

"Recuerdo haber participado estando en básica, y siendo parte de la organización estudiantil que teníamos, en una jornada de un fin de semana en que la comunidad del colegio (padres, profesores, auxiliares y estudiantes) discutía sobre el proyecto educativo", dice.

"Nosotros no lucramos"

"Von Baer miente. ¿Con quién conversó? El Raimapu no lucra". Esta frase escrita con letras claras, sobre un lienzo oscuro, domina la entrada principal del colegio. Es parte de una agria polémica que enfrentó al colegio con la senadora UDI, Ena von Baer.

Hace dos semanas, en el matinal de Canal 13, la ex vocera de gobierno puso al colegio como ejemplo de la educación con fines de lucro.

El establecimiento lo niega a través de su página web. Pero la dirección del colegio y los alumnos no dan entrevistas. "Nos hemos expuesto demasiado", dicen, aludiendo a toda la atención que concitó el establecimiento tras conocerse que de sus aulas había egresado Vallejo. Por eso, y a pesar de que ya había sido agendada, el director del establecimiento, Juan Colil, canceló a través de una secretaria y a última hora una entrevista con La Segunda.

Los apoderados, eso sí, aseguran que el Raimapu es un colegio sin fines de lucro que reinvierte todos sus excedentes. Creado a finales de 1982, tiene una estructura de propiedad comunitaria -a través de la Sociedad Rayen Mapu S.A.-, en la que participan como accionistas padres, apoderados, profesores, trabajadores, ex estudiantes y ex apoderados del colegio.

Ningún socio de esta entidad actúa como socio mayoritario y la sociedad sólo sirve a objetivos "estrictamente funcionales, como una fórmula de sostener la propiedad de una institución educacional sin fines de lucro que persigue el desarrollo de un proyecto educacional". Todas las decisiones se toman de forma colegiada, afirman.

La colegiatura tiene un valor único para todos los niveles de $ 76 mil, que se paga en 11 cuotas.


Comentarios