Jueves, 29 de septiembre de 2011

Sales gourmet y aromáticas destacan en su amplia oferta

APOYO NEGADO POR POLÍTICOS, LO RECIBE HOY MUJER EMPRENDEDORA DE CÁHUIL

 

- Iniciativa para darle valor agregado a la Sal -impulsada hace más de 10 años en Pichilemu- está siendo capitalizada hoy por emprendedora de Cáhuil.

Los políticos de entonces -hoy en los cuarteles de invierno- se fueron "como siempre" en puras encanchadas y como la idea venía "de la acera del frente" a través del empresario Carlos Von Unger, recibió puras sonrisitas y muy poco más; hasta que un programa de Corfo ahora apoya a emprendedora de Cáhuil.

En su momento la idea era apoyar a todos los productores de sal: grandes, medianos y pequeños.

- Asimismo, otras 24 emprendedoras en diversas actividades, reciben apoyo para desarrollar sus proyectos de negocios.

Fanny Guerrero, comenzó a los 9 años con la venta de sal gruesa en el sector de Cáhuil, comuna de Pichilemu y su perseverancia e ingenio a través del tiempo la llevaron a tener hoy un negocio de  sales gourmet y de cosmética, sumado al apoyo de Corfo pudo darle a la sal un valor agregado.

Actualmente la comercializa en la ruta del vino, como en importantes centros de estética y de relajación.

Colores, variedades y aromas nos dan la bienvenida a  “Primores de Cáhuil”, en este mágico lugar,  Fanny vende más de 25 variedades de sales.

Entre las sales gourmet destacan, sin duda, la sal natural con pimienta, con ajo, orégano, sal con vino tinto y la sal ahumada; todas las cuales son las más apetecidas por sus clientes.

“La sal de mar es cada vez más utilizada para cocinar y que los alimentos  queden con una mejor preparación, me compran de todas partes y ahora estoy entregando la sal con especies a la ruta del vino, ojalá que estos productos típicos de Cáhuil puedan ser conocidos en todo el país y por los turistas extranjeros”, señaló Fanny Guerrero, productora de sal con especies.       

Pero la sal de Cáhuil, no sólo se utiliza en la gastronomía, sino que también se elaboran sales de baño con aroma, con pétalos de flores y de algas, producto cosmético que compran importantes centros de estéticas. 

Gracias al Programa de Emprendimiento Local Turismo Cáhuil de Corfo, esta mujer emprendedora pudo comprar un horno deshidratador para procesar las sales y frutos secos, que los comercializa a buen precio en el mercado gourmet y cosmetológico.

La emprendedora Fanny Guerrero -que ha experimentado en otras áreas del emprendimiento- al referirse al apoyo que le está brindando Corfo, dijo: “Estoy muy agradecida del apoyo que me está entregando. Fuimos 25 personas beneficiadas, donde pudimos capacitarnos en planes de negocios y además obtener recursos para invertir en herramientas y maquinarias que nos puedan ayudar a mejorar  nuestros negocios”.

Son casi 30 años que Fanny se dedica a este rubro, donde utilizando la sal extraída de la laguna de Cáhuil, ha logrado darle un valor agregado, convirtiéndola en un producto apetecido para sus diversos usos.


Comentarios