Viernes, 07 de octubre de 2011

Las razones del CEP para concluir que universidad gratis para todos aumentaría desigualdad

 

Fuente: La Segunda online

"El gasto se concentraría en los grupos de mayores ingresos", dicen los investigadores Harald Beyer y Loreto Cox, poniéndole números a la discusión.  

"La «sabiduría popular» contenida en la idea de que la gratuidad de la educación superior es regresiva no está equivocada", es la principal conclusión a la que llegan los investigadores del Centro de Estudios Públicos (CEP), Harald Beyer y Loreto Cox , en un paper publicado ayer por el organismo en que analiza distintos escenarios en materia de financiamiento de educación superior.

El estudio decidió ponerle números a diversas propuestas que han dado vuelta, incluyendo financiar la educación superior gratuita para todos gravando "en mayor medida a los más ricos".

"¿Gratis para todos o sólo para algunos?"

Las cifras indican que "los más ricos acceden en mayor medida a la educación superior que los más pobres" (en una proporción de cuatro a uno). Como segundo elemento, los más vulnerables que acceden lo hacen gastando menos en educación ("Los estudiantes del decil X gastan en promedio, cerca de 63% más que los del decil I", afirman Beyer y Cox).

"Si miramos la distribución del gasto total en aranceles de la educación superior por decil de ingreso, queda en evidencia que la gratuidad es una política regresiva, en el sentido de que el gasto se concentraría en los grupos de mayores ingresos", dicen.

Y en términos del índice de Gini (donde 0 es completa igualdad y 1 total desigualdad), gratuidad para todos reduciría este índice de 0,536 a 0,533... pero con el desembolso de casi $150 mil millones al mes : Concluyen que es regresivo por el monto involucrado, que podría encontrar usos más focalizados en los pobres.

¿Y si fuera sólo gratis para el 60% más pobre (tres primeros quintiles)? Haciendo las mismas simulaciones -y suponiendo un costo de $55 mil millones-, se reduce el Gini a 0,527 ("es decir, 0,9 más abajo que la situación original y 0,6 puntos más abajo que la gratuidad a todos", con un costo 63% inferior, sostiene el artículo).

"Desde el punto de vista de la equidad es inconveniente la política de educación superior para todos, dado que hay alternativas superiores (...) la educación gratuita para todos es regresiva", afirman.

"¿Y si financiamos con impuestos progresivos?"

El estudio luego analiza el efecto de financiar estos aportes con "impuestos progresivo", como han planteado algunos, simulando para ello un impuesto "de suma alzada sólo para el 10% más rico de la población" que financie esta política (casi $113 mil por persona del 10% más acomodado): "Tendríamos, por un lado, que el gasto de la política es regresivo y, por otro, que la recaudación para el financiamiento de este gasto es progresiva. Ver cuál efecto prima, es, por cierto, una cosa empírica", explican.

"En este caso, todo el costo de la política de gratuidad de la educación superior recaería sobre el decil X y el Gini pasaría a ser 0,517, con lo que la distribución del ingreso sería menos desigual que en todos los casos anteriores. Pero esto, hay que entenderlo bien, no es mayormente el resultado de la política sino que del "nuevo impuesto"", advierten los expertos.

¿Y gratis sólo para el 60% más vulnerable? La simulación considera que los recursos captados pro el impuesto se mantienen, y que lo que sobre (versus financiar gratuidad a todos) se destina también a los sectores vulnerables: "Ahora el Gini pasa a ser 0,487, por lejos el menor de todos los escenarios planteados. Así, aun cuando obtengamos los recursos para la gratuidad total del decil más rico de la población, sigue siendo menos regresivo dar educación gratuita sólo para el 60% más pobre".

 


Comentarios