Domingo, 09 de octubre de 2011

El inusitado despegue de Buchupureo como destino internacional

Fuente: La Discusión de Chillán

- Turistas norteamericanos, ingleses y canadienses frecuentan esta localidad de Ñuble atraídos por el surf y la tranquilidad.

- Portales como Lonely Planet le han dedicado líneas a este verdadero paraíso ubicado en la Provincia de Ñuble.

Mientras el oleaje del mar acaricia lentamente la playa de La Boca, los turistas no dejan de admirar las verdaderas postales que ofrece Buchupureo desde sus restaurantes.
Con un sello especial, esta localidad de la comuna de Cobquecura ha logrado posicionarse en los último años como un destino de elite, congregando una importante oferta hotelera y gastronómica alabada a nivel mundial.
“Acá hay un turismo de mayor calidad, los empresarios de la zona han trabajado de manera bastante  fuerte para lograr atraer a turistas no sólo de otras regiones, sino que también de otros países”, comenta Sergio Sandoval, presidente de la Cámara de Comercio y Turismo de Cobquecura.
Y efectivamente, esta playa ubicada a 13 kilómetros de su comuna cabecera, dejó de ser hace mucho tiempo un mero paraíso para los surfistas. Este destino ya se puso pantalones largos y por estos días se encuentra en franca expansión. Así  lo relata Ángel Ochoa, empresario nacido en la capital quien se enamoró de Buchupureo y junto a su esposa dieron el vamos a las Cabañas Magdalena, uno de los primeros servicios hoteleros del destino.
“Yo estoy casado con la señora Lupe Moya, ella es tercera generación de la zona y su familia siempre tuvo terrenos acá en La Boca. En un comienzo su casa era la única vivienda patrimonial de acá”, rememora el empresario que trabajó durante 42 años en la capital.
Actualmente la casa patrimonial  de piedra laja y adobe se mantiene integra y burló completamente el terremoto y sus cabañas son el medio por el cual hoy se ganan la vida.
“Mi único sueño era venir a vivir acá a este ambiente y a este paisaje”, comenta el emprendedor mientras hojea detenidamente el libro de registro de sus cabañas señalando la procedencia de los turistas que han llegado a su negocio.
“Siempre mantengo este libro en recepción y las personas que llegan ponen su dirección y llegan de todo el mundo”, afirma el emprendedor.
 

Desde California a Ñuble
Hace 20 años, Chirs Rieber llegó por primera vez a Buchupureo. Atraído por el surf y el paisaje del sector, este turista hizo de La Boca su lugar predilecto para vacacionar y vivir nuevas experiencias junto al mar. Tras inolvidables jornadas en la playa de Ñuble este norteamericano decidió invertir y crear su resort “La Joya del Mar”
“Yo vine por primera vez a Buchupureo hace 20 años y llevo 10 años trabajando acá en este lugar precioso”, explica Chris, quien añade que el destino hace mucho tiempo dejó de ser sólo un paraíso para el surf.
“A mí me gusta el surf, pero me encanta esta mezcla entre el campo y la playa. Acá es mucho más que esto y estamos trabajando con distintos segmentos gracias a una labor importante que hemos desarrollado todos los empresarios. Ahora los surfistas no son tal vez nuestros mejores clientes, ya que vienen a Buchupureo familias desde Santiago y Concepción y en el mercado internacional llegan turistas de la costa Pacífico y Atlántico de Estados Unidos, muchos ingleses e irlandeses”, explica el empresario.
Un elemento central de este destino es su crecimiento sustentable y el cuidado en mantener el segmento del turista que llega a Buchupureo. A pesar que los distintos operadores de la zona están expandiendo gradualmente su oferta, existe un reglamentó tácito que no se quiere romper.
“He trabajado fuerte por avanzar, pero no de una manera indiscriminada o como se dice en buen chileno, para que no se preste para el chacreo, manteniendo una selección importante. En esto nos han ayudado bastante en el municipio, ya que no se permite hacer camping en la playa, si se instalan carpas, amablemente los carabineros los invitan a salir”, manifiesta Ochoa.
 

Buscando el verano eterno
Cuando el neozelandés Paul Kennedy vino por primera vez a Chile en el 2002, lo llevaron a Pichilemu y a Buchupureo y quedó encantado. Cuatro años más tarde este fotógrafo de revistas de surf y de la agencia Lonely Planet visitó la localidad de Ñuble y realizó una recomendación que abrió las puertas del destino al mundo.
“No hay gente y hay mucho verde alrededor. Es como era Nueva Zelanda hace veinte años; muy rústico”, comentó en aquel momento el especialista.
La presencia en Lonely Planet fue sólo un empujón para este destino que todo los años congrega a los amantes del surf. Hoy por hoy son decenas los extranjeros que tienen en su libreta de viajes a Buchupureo destacado como uno de los paraísos de este deporte que se transformó en una cultura.
“Lonely Planet nos visitó sin que nosotros lo supiéramos y después pidieron autorización para incluirnos en sus rutas predilectas. Yo creo que esta fue una verdadera oportunidad y por eso nos visitan mucho surfistas norteamericanos, canadienses, europeos, de Mar del Plata y muchos chilenos”, comenta con orgullo Ochoa.

 


Comentarios