Domingo, 09 de octubre de 2011

Andrade post 5/10: "¡Cómo no me voy a sentir satisfecho!"

 

Fuente: La Segunda online  -  Por: Claudia Valle

"En este papelito (la declaración de los partidos de la Concertación), el propósito político del PS se logra plenamente", dice el presidente de esa tienda.

No quiere hablar de ganadores y perdedores en el debate por la reformulación de la Concertación. Pero el presidente del PS, Osvaldo Andrade, a quien le correspondió coordinar la elaboración del documento con el que la coalición pretende iniciar una nueva etapa, destaca que su partido cumplió todos los objetivos que se fijó en esta discusión. Si bien reconoce que muchos de los puntos de la declaración que dio a conocer ayer no constituyen una novedad, asegura que se suscriben en un ambiente distinto.

Y para él, el período de la autocrítica y la autoflagelación ya terminó.

-Da la impresión de que el actual estado de la Concertación es muy similar al de hace un mes. ¿Qué se ganó después de varias semanas de intensa discusión, con acusaciones y descalificaciones cruzadas?

-El debate fue necesario y permitió aclarar cosas, eso siempre es bienvenido. Si es exactamente lo mismo, no depende del papel que se haya firmado, sino de la voluntad que tengamos de hacer realidad los compromisos que hemos asumido. Por eso, he dicho que esto está por verse. Los inicios de los caminos no garantizan que esto culmine de una u otra manera.

-¿Un debate necesario? No hubo muchos avances.

-Era necesario, porque del flujo de opiniones que se estaban dando desde el momento de la derrota no se había llegado a un cierto sentido común. La primera parte, que se refiere a la autocrítica, es brutal, es descarnada. Cuando decimos que no fuimos capaces de enfrentar la desigualdad y los abusos, ésa es una declaración tremenda.

- ¿Qué garantías puede dar de que se haga ese trabajo?

-Porque ahora tenemos un compromiso de hacerlo.

-Antes la Concertación había asumido ese tipo de compromisos. ¿Qué cambia ahora?

-Lo que cambia es el primer párrafo de nuestra declaración, que plantea la autocrítica y un intento serio de decir basta de esto, hasta aquí llegamos, con esto es suficiente y ahora lo que tenemos que hacer es preocuparnos para adelante.

Esa severa autocrítica de lo que habíamos hecho era un debate en que se mezclaba un proceso de mirar los veinte años hacia atrás, y que nos impedía mirar los veinte años hacia adelante.

Es verdad que hay una reiteración de cosas, pero cuando llegué al PS, hace muchos años, entré para que hubiera una mejor democracia, más justicia social y luchar contra la desigualdad, y llevo años en lo mismo. Si me preguntan hoy día por qué soy socialista, respondería lo mismo.

-Sin embargo, Ud. no declara cada cierto tiempo que su partido está en crisis, como sí lo hacen algunos dirigentes de la Concertación...

-Los que declaran las crisis son aquellos a los que les gustan las crisis. Yo no me inscribo en eso. Yo me levanto todos los días pensando en lo que tengo que hacer, y para hacerlo mejor obviamente estoy pensando que aquellas cosas que hice mal no las tengo que volver a hacer igual, pero las pienso desde lo que tengo que hacer. Pero si hay algunos que quieren seguir sumidos en la nostalgia de lo que hicieron bien o mal es problema de ellos. Aquí hay un camioncito que empezó a caminar, que tiene un destino: algunos se subirán y otros no. Pero no puede seguir parando para mirar hacia atrás, a ver si había luz roja. Cuando hago esta autocrítica, digo ya, está bien, hasta aquí llegamos, basta de autocrítica, tengo que preocuparme de lo que hay que hacer.

-¿El período de la autocrítica se cerró con esta declaración?

-Así es, esa es mi opinión. Por eso es tan descarnada. Lo que estamos diciendo es que hicimos hartas cosas bien, otras cosas no las hicimos, pero el problema es que tenemos una sociedad abusiva que, por acción u omisión, no enfrentamos. ¿Qué más se puede decir? Después de eso, mejor me voy para la casa. El mensaje es que, después de esto, ahora sí que le vamos a echar para adelante.

-Después de un mes de debate, no quedó claro hacia dónde se va a ampliar la Concertación ni con quién conformarían una nueva coalición...

-Hay una declaración evidente de la necesidad de coalición con un componente estratégico: no hay coalición posible para estos propósitos si no están el centro y la izquierda. ¡No hay coalición posible!. Eso lo habíamos dicho en reiteradas ocasiones. No todos lo habían planteado así. Y a mí me interesaba que lo dijeran así y el documento lo dice así.

-Se habla del entendimiento entre el centro y la izquierda. ¿Hasta qué parte de la izquierda? ¿Con el PC, con el PRO?

-Toda la izquierda que esté dispuesta a esta orientación de proyecto. Es un camino que empieza.

-Este camino ya se había planteado a comienzos de año. Ahí se habló de conversar con otros sectores de la oposición.

-Pero no fue así. Parece ser que teníamos que hacer todo este rito y que perdiéramos un año. No tengo más que decir respecto a eso, las cosas son como son. La fruta, aunque le pongas más calor, más agua, va a madurar cuando tenga que hacerlo.

-¿Se siente ganador en este debate?

-No es un problema de quién es ganador o no.

-Pero Ud. se jugó por algunas de las tesis que se discutieron...

-Que esas conclusiones las saquen otros. El PS se autoimpuso ser el articulador de la Concertación, de la oposición, para aspirar a ser gobierno nuevamente. Cuando el presidente del PS leyó este documento, junto al amplio número de militantes que estaban allá, incluyendo a un ex Presidente, sentí que estaba cumpliendo mi tarea.

Lo que puedo garantizar es que el esquema del documento es el que presentó el PS. Y el que coordinó esto es el PS. No es que me sienta ganador en política; nosotros tenemos propósitos políticos y nos sentimos satisfechos cuando esos propósitos se cumplen. El propósito político de esto era uno: evitar el despedazamiento de la Concertación y se evitó. Segundo, salir con una orientación política en adelante y se logró. Tercero, generar una autocrítica que nos satisficiera, pero que despejara ese problema, y está. Cuarto, poner el acento en los temas de proyecto que nos plantean y se hizo. Y este documento lo firmamos los cuatro presidentes. ¡Cómo no me voy a sentir satisfecho! En este papelito, el propósito político del PS se logra plenamente.

-Uno de sus objetivos también era que la declaración incluyera un compromiso de candidato presidencial de la Concertación elegido en primarias abiertas y vinculantes, pero eso no figura en el texto.

-Es obvio que la candidata que cuenta con el respaldo mayoritario para las próximas elecciones presidenciales es una militante del PS. Me pareció imprudente en este documento insistir en aquello, porque para nadie es un misterio que, si vamos a tener candidato único para alcalde, lo vamos a tener también en la presidencial. Y todos entienden que ese candidato tiene nombre y apellido.

 


Comentarios