Domingo, 16 de octubre de 2011

NUEVO INTENTO POR HACER FUNCIONAR –DE VERDAD- LA CORPORACIÓN CULTURAL MUNICIPAL DE PICHILEMU

 

- Se creó el 2 de Junio de 2009, pero ahora –al parecer- se “refundó” con nuevos actores.

Aunque es sintomático –las elecciones municipales son en Octubre del 2012- en buena hora que “hayan despertado los interesados en la cultura”; y ahora sea de verdad su interés en trabajar por la cultura, un vehículo por el cual no solo da espacio al talento y espíritu creador de las personas, sino también, es un medio por el cual se puede potenciar –en gran medida- el turismo.

 

El 11 de Junio de 2009 –más de dos años atrás- anunciamos con satisfacción que –¡por fin!- se había creado la Corporación Cultural Municipal de Pichilemu, tras años de impulsarla en el Concejo Municipal; pero con muy poca voluntad de que se crease, porque el alcalde de entonces la veía como una amenaza, pese a que por derecho propio, la debía presidir; aprehensiones que denotaban en forma inequívoca su nulo interés en la cultura.

Y claro, su “interés” no pasó más allá de dar su bendición a la formación de una comisión –que integramos junto a otro concejal- para presentar los estatutos al Concejo Municipal, cosa que hicimos pero de ahí, no pasó más allá, entre otras cosas porque dejamos de integrar el Concejo Municipal, el 2006, y pese a que el alcalde de entonces siguió como tal no la creo. Y al poco tiempo fue destituido por la Justicia, por el delito de cohecho. Posteriormente, otro de la decena de alcaldes que le sucedió, hizo una faramalla de “crear” la Corporación, pero saltándose cierta formalidad y resultó fallida.

HISTORIA

Fue el actual alcalde, Roberto Córdova quien finalmente se allanó a su creación. Y el dos de junio de 2009 se realizó el acto de constitución de la Corporación Cultural Municipal de Pichilemu. Ahí en dependencias del Centro Cultural Ross, tras una amplia convocatoria se leyeron los Estatutos y se aprobaron, conformándose de acuerdo a la normativa de esa instancia que contempla la ley al respecto.

Ahí, correspondió elegir a dos representantes de la comunidad –idealmente personas vinculadas de alguna forma al tema cultural- resultando electos de entre varios candidatos (as), la artista residente en Pichilemu, la escultora Macarena Irarrázaval Correa, y el profesor Carlos Leyton Labarca, director del Museo del Niño Rural de Ciruelos.

Estos dos directores se unían a dos personas que correspondía ser nombradas por el Concejo Municipal, y otras dos personas que nombraría –de entre sus miembros- el Consejo Regional (CORE) de la Región de O’Higgins.

Los dos directores nombrados y/o elegidos por el Concejo Municipal, fueron nombrados; en tanto los del CORE nunca se nombraron.

Fue quizás esto último, lo que impidió a la Corporación, funcionar hasta que nuevamente, ahora, se tomó la decisión de preocuparse de este aspecto y que –en un momento, como se recordará- era una condición “sine quanon” para que los recursos regionales se destinaran para restaurar y refaccionar completamente el edificio conocido como el Casino Ross, construido entre el año 1906 y 1909 por don Agustín Ross Edwards, como parte de las numerosas obras para dotar a su obra balnearia, de todos los servicios para su exclusiva clientela no solo chilena, sino extranjera, principalmente de Mendoza, Argentina.

No obstante a esa condición, ante los oídos sordos del alcalde pichilemino, los recursos necesarios para la restauración del edificio, monumento nacional desde el año 1988, se destinaron; lográndose su puesta en valor para que allí funcionara el Centro Cultural “Ross” allí planificado y pedido por los pichileminos.

VIERNES 14

La reunión del día viernes 14, efectuada ayer a las 17.30 horas,  convocó a personas del mundo cultural, como a otras vinculadas y que de alguna forma están relacionadas. Y, también, por muchas otras que llegaron por su interés en la cultura, llegando a integrar un auditórium de más de cuarenta personas.

Los asistentes –presididos por el alcalde Roberto Córdova- fueron el abogado Renato Cárcamo en calidad de Notario Público (S), el abogado Fabricio Jiménez Mardones en calidad de asesor jurídico del municipio, el funcionario municipal Dante Cornejo González, la directora de DIDECO, asistente social Meryks Tapia Latorre, el funcionario municipal Jorge Torres Avaca, la administradora del Centro Cultural Ross Beatriz Hagel, los folcloristas Alejandro Silva Pérez, Patricia Becerra Vargas, Elías Yañez Ramos, Marco González Becerra y su esposa Marta Luengo, la escultora Macarena Irarrázaval, el profesor y ex director Regional de la Cultura, Héctor Henríquez Tobar, el profesor Carlos Leyton Labarca, las gestoras culturales Lía Lazo Bravo y Ximena Bozo Marambio, el profesor Álvaro Álvarez, la técnico en turismo Mónica Cornejo Rojas, las artesanas y hermanas Carmen Gloria y Cecilia Vargas, la directora de la Biblioteca Municipal Angélica Yañez Cortés, el comunicador y locutor Esteban Araneda, una representante de la Agrupación Cultural la “Ola Cultural”, entre muchas otras personas.

Cosa curiosa, no estuvieron presente los concejales, ni siquiera los que están en encargados del tema en el Concejo municipal.

En el curso de la reunión, se integraron los representantes del CORE, Fernando Rojas y Mario González, quienes venían viajando desde distintos puntos de la región hacia Pichilemu, y que se informa, serán quienes formen parte del nuevo directorio.

Lo claro es que –nuevamente- se eligieron a representantes de la comunidad; procediéndose a una elección democrática, resultando electos el deportista y fotógrafo profesional Nicolás Recordón Martin y la técnico en Turismo Mónica Cornejo Rojas; reemplazándose así a los anteriormente electos.

Mientras que los dos restantes integrantes del Directorio, nombrados por parte del municipio, serán los profesores Jorge Torres Avaca y Héctor Henríquez Tobar; correspondiéndole al alcalde Roberto Córdova Carreño –por derecho propio- el cargo de Presidente de la Corporación.

Entre otros acuerdos de la asamblea, se fijaron las cuotas de los miembros de la Corporación, las reuniones de asamblea anuales (en Marzo y Agosto), aunque si lo solicita un tercio de la Asamblea se podría convocar a reunión extraordinaria. Y las reuniones del Directorio que fijarán posteriormente.

Refiriéndose el alcalde Córdova a esta refundación, indicó: “La conformación de la Corporación Cultural es un gran anhelo que hoy se concreta tras la inquietud de nuestra comunidad artística y cultural y que hemos canalizado de la mejor manera a través del municipio”.

 

  


Comentarios