S?bado, 29 de octubre de 2011

ENA YAÑEZ GAETE, CODUEÑA DEL HOTEL BAR “DUCAL” FALLECIÓ 16 DÍAS DESPUÉS QUE SU ESPOSO

 

En el lapso de tan solo 16 días la familia Espinoza Yañez, de Pichilemu, sufrió la pérdida de los padres –Rubén Espinoza Moreno el 13 recién pasado y Ena Yañez Gaete, pasado el mediodía de hoy- quienes eran los dueños del ex Bar Restaurant “Ducal” y el Hotel del mismo nombre.

En efecto, Ena de las Mercedes (78) falleció alrededor de las 13 horas debido a un cáncer terminal que fue tratado en centros hospitalarios especializados, pero sin resultados. Al punto que, los médicos recomendaron ya hace meses que la trajeran a Pichilemu, donde tuvo varias crisis, recuperándose parcialmente. Mientras que, paralelamente su esposo sobrellevaba otras enfermedades, que finalmente lo hicieron partir antes que su esposa; la que le siguió sus pasos en el día de hoy.

Ena, provenía de una familia de san vicentinos (San Vicente de Tagua Tagua), siendo siete hermanos: Héctor, Carlos, Raúl, Aquiles, Ernestina, Ena y Laura, siendo esta última la única sobreviviente.

 

RECUERDO

La familia venía a veranear en principio a Pichilemu, pero sus padres adqyuirieron propiedades y empezaron a trabajar la Residencial “Tajamar”, mientras algunos hijos e hijas emprendían actividades comerciales paralelas, unos en el balneario pichilemino y los mayores en su comuna natal.

Irma Nasser, comunicadora de Radio “Entre Olas” FM nos contó al darnos la infauta noticia que en días pasados tras enterarse de la muerte de don Rubén Espinoza, volvió a difundir una entrevista al comerciante que le había hecho en el marco de un proyecto radial. Ahí –nos contó Irma- don Rubén recordaba aspectos de su vida y cómo había conocido a quien, después, llegó a enamorar y hacer su esposa de toda la vida.

Esas recordadas idas a “esperar el Tren” llegaran familiares o no –una actividad de distracción, de entretención que hicimos miles de pichileminos por décadas, en ese Pichilemu bucólico de antaño; pero infinitamente más sano que ahora- fue la ocasión que tuvo don Rubén para conocer a esa persona que le hizo planificar y soñar juntos una familia. Una familia que llenaron sus hijas, y que vuelven a sufrir la pérdida irremediable en cosa de días.

 

“Hoy, continuó Irma Nasser, estaba comprando en la feria y me encontré con una de sus hijas, la que me agradeció el programa realizado en homenaje a su padre. A la vez, me contó que ella no lo había escuchado, que le habían contado que había estado muy emotivo, y que eso le había contado a su madre. Ella, al enterarse le dijo que le gustaría oírlo también y me solicitó si era posible que le grabara el programa para hacérselo oír a su madre. Yo –añadió Irma- le dije que apenas llegara a la emisora lo buscaría y le haría una copia. Y así lo hice y después de almuerzo me fui al Hotel Ducal a dejárselo; enterándome que hacía poco rato había fallecido su madre …”.

“Imagínese como estoy de impactada …”, nos cuenta Irma y añade que aún no se sabe nada cuándo será el funeral, pero que será velada en el comedor principal del establecimiento ubicado en Aníbal Pinto esquina de Joaquín Aguirre, del balneario.

 

Ambos –don Rubén y doña Ena (Q.E.P.D.)- pertenecían a la agrupación de adultos mayores “Círculo de Amigos Eméritos” de Pichilemu, siendo su establecimiento sede de sus reuniones mensuales. Hasta no hace mucho –obviamente antes que sus enfermedades hicieran crisis- participaron de varios paseos a ciudades del norte y sur del país, compartiendo con sus iguales. Asimismo, eran socios de la Cámara de Turismo de Pichilemu.

 

“pichilemunews” que les conoció y compartió sobretodo con la señora Ena reuniones y seminarios –como socios de la Asociación Gremial aludida- le expresa a sus hijas, familiares y relaciones, como al Círculo de Amigos Eméritos, sus especiales condolencias y el deseo de una cristiana resignación, pensando en que ahora –don Rubén y doña Ena- están reunidos eternamente para siempre.


Comentarios